50 AÑOS DE LA PISTA CHÍA-PLAN

Hoy recogemos algunas publicaciones sobre la carretera que comunica la Villa de Chía con Plan, recorriendo la Sierra de Chía que separa el valle de Benasque del valle de Gistaín. Son 25 km de carretera sin asfaltar, pista forestal en sus orígenes, que utilizan ganaderos y turistas entre los meses de mayo y octubre, cuando el estado del firme y la ausencia de nieve lo permiten.

La Sierra de Chía desde el Santet, a finales del invierno

En el Diario Nueva España de 9 de noviembre de 1971 señalaban “la importancia del enlace Bielsa-Chía, pista ya en avanzado estado de construcción, y que ha de unir los valles de Bielsa-Plan con el de Benasque, acortando considerablemente distancias y recorriendo paisajes maravillosos. El enlace, por tanto, tiene extraordinario interés turístico y responde a una bien sentida aspiración de la comarca”.

Seis meses después (10 de mayo de 1972), en el mismo periódico (hoy Diario del Altoaragón), se recoge en el apartado de NOTICIARIO PROVINCIAL – CONSEJOS PROVINCIALES DEL MOVIMIENTO: “También se propuso solicitar ayuda para la terminación de la pista de Chía a Plan, de especial interés por ser enlace de los valles de Bielsa y de Benasque”.

En el Parte de inversiones del Ministerio de Información y Turismo efectuadas en 1973 vemos que el Ayuntamiento de Chía recibió 100.000 pesetas para la pista de enlace con valle de Plan.

Curiosas son algunas de las “propuestas y promesas” que se han barajado en diferentes épocas electorales:

  • Como la de asfaltarla para que pudiera utilizarse todo el año. Siendo que sube hasta los 2.000 metros de altitud y el riesgo de avalanchas que tiene en algunos puntos, el coste que tendría su mantenimiento para asegurar la vialidad invernal, sería desproporcionado, sin contar la peligrosidad que entraña circular por este tipo de carreteras de montaña y el coste del mantenimiento del firme. En el estudio de este proyecto se gastaron muchos miles de euros. Podría asfaltarse si nos sobrara el dinero, pero manteniéndola cerrada mientras hubiera nieve, como se hace con la carretera del Tourmalet, en Francia, para mantener el firme en buen estado (al no usar sal ni máquinas quita-nieves) y eliminar el riesgo de circular en zona de riesgo de avalanchas en temporada invernal. Además de que debería acompañarse de una circunvalación a Chía, para desviar el tráfico del interior del pueblo.
  • Como la del “tren cremallera” que se propuso en el Programa Nacional de Interés Comunitario (PNIC) que contaba con 53.000 millones de pesetas para el Pirineo en 1988.
DIARIO DEL ALTOARAGÓN 24-12-1988 (p.3)

Rescatamos otra noticia, de 24 de marzo de 1989: “El miércoles quedó abierta la vía que comunica los valles de Benasque y Gistaín a través del puerto de Sahún, que ha permanecido cerrada durante todo el invierno a causa de la nieve. En los últimos días máquinas quitanieves del servicio de carreteras de la Diputación General de Aragón han realizado las tareas de limpieza y acondicionamiento. En el mismo puerto, a 2.000 metros de altitud, el espesor de nieve alcanzaba los dos metros.

Esta comunicación, que en principio fue pista forestal, y con una longitud de 25 kilómetros enlaza las localidades de Chía y Plan, es la única existente entre ambos valles y tiene un carácter eminentemente turístico.

Hasta el momento el Departamento de Agricultura ostentaba la titularidad y eran los Ayuntamientos de Plan y Chía los encargados de su limpieza y mantenimiento. A partir de ahora pasa a depender de la DGA y ha sido incluida en la primera fase del Plan Regional de Carreteras del ejecutivo autónomo cuya realización está prevista en el trienio 89-92. En este periodo de tiempo se realizarán mejoras de acondicionamiento aprovechando casi en su totalidad el trazado actual, con el fin de evitar agresión y deterioro en el paisaje.”

 

Es indudable que las comunicaciones mejoran la vida de las personas y cambian el panorama económico de una sociedad, pero debe hacerse con cabeza y, sobre todo, con visión de futuro. Lo de menos es llevar a cabo una infraestructura, aún con las dificultades del respeto al medio ambiente y los ecosistemas, lo realmente difícil es garantizar su mantenimiento regular y las mejoras que garanticen la seguridad de los usuarios.

Cuando está nivelada, sin piedras, ni surcos, ni agujeros, hacer el trayecto en coche o BTT es una maravilla. Las vistas que proporciona de los dos valles son magníficas, la del Aneto y las Maladetas, las puestas de sol desde el puerto de Sahún son un espectáculo y tomar un tentempié, comer, cenar o dormir en el refugio de Marradetas son experiencias que no se olvidan, un regalo para los sentidos.

A día de hoy, cincuenta años después, esta vía de comunicación no cuenta con un presupuesto anual para su mantenimiento. Quizás es un buen momento para “celebrar” (al aire libre y con las oportunas medidas de seguridad COVID-19) esta carretera que comunica dos valles del Pirineo y para reclamar que se incluya anualmente en el Plan Autonómico de Carreteras.

 

© VILLA DE CHIA.   Puede utilizarse la información contenida en este blog citando la fuente siguiendo el patrón explicado en http://www.citethisforme.com/es/cite/blog siempre que sea sin fines lucrativos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *