CHÍA, SAN JORGE Y LA BATALLA DE ALCORAZ

Hoy se celebra San Jorge, patrón de Aragón. En este 2.021 se cumplen 925 años de la donación de la Villa de Chía al Monasterio de San Pedro de Taberna, priorato del Monasterio de San Victorián, por parte del rey Pedro I de Aragón y Pamplona, cumpliendo así la promesa hecha al monasterio cuando iba a librar la batalla para conquistar Huesca: illa villa que vocitatur Gia, si Deus fecisset me misericordia… Según Ricardo del Arco, sería en marzo de 1097, estando el rey Pedro I en el monasterio de San Pedro de Taberna, firmó la carta de donación1:

quando habuimus illa batalla de Alcoraz promisi Deo et sancto Petro de Taberna illa villa que vocitatur Gia… El pergamino no es original, sino copia de mediado el s. XII y, sin duda, el copista equivocó la era, que será 1135 ó 1136, o sea, años 1097 ó 1098; desde luego, antes de 1099 en que falleció Pedro, obispo de Huesca, mencionado en el documento como “viviente”. Además, es lógico suponer que el monarca tenía prisa por cumplir el voto”. 1(p.330).

 

Donación de Chía a San Pedro de Taberna – Archivo de San Victorian. Documentos de San Pedro de Taberna. 1096 (Copia), nº 1. – Chia, Cax2, Lig1, Num. 1; Anot. ms. en v.: noticia del préstamo de un breviario del abad de San Victorián; Texto en latín; Letra gótica: https://zaguan.unizar.es/record/80442/files/MS_459_3.pdf

 

Lucha de San Jorge y el dragón (1606-1608). Óleo sobre lienzo de Pedro Pablo Rubens (1577 – 1640). Museo de el Prado. Sala 028.

San Jorge es conocido por dar muerte a un dragón para salvar a una joven princesa… una leyenda para presentarlo como un caballero cristiano vencedor de la tiranía. Es el patrón de muchos lugares en España, pero también de naciones como Inglaterra y Rusia. Se cree que San Jorge nació en Capadocia, en la región de Anatolia central (Turquía), donde fue educado en la fe cristiana. Emigró con su madre a Lydda, en Palestina, al morir su padre. Allí fue nombrado tribuno militar, por su origen noble, y luego entró al servicio del emperador Diocleciano. Cuando se enfrentó al poder del imperio romano por el edicto del emperador contrra los cristianos, fue torturado y decapitado hacia finales del siglo III o principios del IV. Su sepultura era muy venerada y visitada, extendiéndose el culto al Santo por toda Europa durante la Edad Media. Se le atribuyen hazañas y milagros, pero la Iglesia ha puesto en duda la existencia de este Santo.

El islam constituía una fuerte barrera en el valle del Ebro que frenaba el avance de los reyes cristianos. Conquistar Wasqa suponía asentarse en el llano y acercarse a Saraqusta. En 1094 Sancho Ramírez ponía sitio a la actual Huesca, pero falleció por herida de flecha antes de lograrlo. Hizo jurar a sus hijos que empeñarían sus fuerzas en conseguir tomar la “la ciudad de la muralla de las cien torres”. Así lo hizo su primogénito Pedro I, designado rey de Sobrarbe y Ribagorza en 1085 y de Aragón y Pamplona en 1094. En noviembre de 1096 tuvo lugar la batalla en los campos de Alcoraz, en la que los castellanos (y su rey Alfonso VI) apoyaban a la taifa de Saraqusta y a su rey Al-Musta’in II. La leyenda sitúa en la batalla a un poderoso caballero que emitía un gran resplandor que se incorporó a las tropas de Pedro I cuando las cosas empezaban a torcerse, levantando el ánimo de los soldados que consiguieron ganar la batalla. En el escudo de Aragón quedó la divisa de San Jorge (cruz roja sobre fondo blanco) y las cuatro cabezas de los moros. Andando el tiempo, los reyes de Aragón adoptaron el dragón en su emblema heráldico, según explica Guillermo Fatás2.

 

«…invocando al Rey el auxilio de Dios nuestro señor, apareció el glorioso cavallero y martir S. George, con armas blancas y resplandecientes, en un muy poderosos cavallo enjaeçado con paramentos plateados, con un cavallero en las ancas, y ambos a dos con Cruces rojas en los pechos y escudos, divisa de todos los que en aquel tiempo defendían y conquistavan la tierra Santa, que aora es la Cruz y habito de los cavalleros de Montesa.

Espantaronse los enemigos de la fe viendo aquellos dos cavalleros cruçados, el uno a pie, y el otro a cavallo: y como Dios les perseguía empeçaron de huyr quien mas podía. Por el contrario los Christianos, aunque se maravillaron viendo la nueva divisa de la Cruz: pero en ser Cruz se alegraron, y cobraron esfuerço hiriendo en los Moros: y assi los arrancaron del campo y acabaron de vencer»3

En uno de los sillares de la Iglesia de San Vicente encontramos esculpida una cruz dentro de un círculo que parece de los Templarios, más que de San Jorge,  y que nos inclinamos más por identificarla con la cruz con apéndices de las monedas de Pedro I. La otra, más grande y evidente, tampoco podemos identificarla. De momento, no tenemos base sólida para dar un origen o significado a estas dos cruces.

 

Otra leyenda dice que San Victorián se apareció a Pedro I antes de la batalla y que el rey decidió llevarse sus reliquias hasta Wasqa y los campos de Alcoraz para que el Santo les llevara a la victoria. En cualquier caso, leyendas y milagros aparte, la Wasqa musulmana de cuatro siglos de historia, dio pasó a la Huesca cristiana que se integró en el reino de Aragón, pasó a ser su capital (sustituyendo a Jaca) y se convirtió en sede episcopal. Pedro I murió sin descendencia en el Valle de Arán en 1104 y fue el heredero su hermano Alfonso I (1073 – 1134), que se dedicó a la expansión del reino, cuadruplicando el territorio en los treinta años que reinó.

PETRUS REX – ARAGON Moneda jaquesa Pedro I rey de Aragón y Pamplona

En el siglo XI, cuando se libró esta batalla, Chía pertenecía al Señorío de Ramón Amat de Beranuy4. El nombre de este “señor feudal” aparece en múltiples batallas de la reconquista en el Alto Aragón. Los derechos sobre la Villa de Chía fueron pasando a sus descendientes hasta 1184, cuando el rey Alfonso II en su visita al Monasterio de San Victorián reconoció los derechos que San Pedro de Taberna tenía sobre esta Villa otorgados por su antecesor Pedro I en 1096. Explica Ricardo del Arco [p.330-31]1: Sin embargo, la villa la tenía Ramón Amat, según expresa el Rey [Pedro] en la donación, quien no aceptó el cambio con la villa que, sin duda, le propuso el monarca; y éste —sigue diciendo— accede a que continúe en la posesión de Gía, o Chía, hasta que Dios le presente ocasión de darle otra a cambio, que le satisfaga. Esta oportunidad no debió de llegar para el Rey, por cuanto su hermano y sucesor Alfonso I, desde el castillo de Calasanz en el año 1126, donó la villa a San Pedro de Taberna, a San Victorián y a su abad Durando, porque, a buen seguro, el Monasterio reclamaría el cumplimiento del voto de Pedro I. Esta “doble titularidad” explica que en Chía haya dos iglesias (románicas), la de San Martín -que dependía de San Victorián- y la de San Vicente -que dependía del Señor de Beranuy-.

“Es probable que (…) la superposición de poderes locales acabara favoreciendo a Ramón, que tenía de su parte una larga tradición de autoridad en Chía. Lo que parece claro es que el control efectivo de San Victorián se retrasó sine die y que la situación seguía estancada en donde aquella cláusula la había dejado. La resistencia a renunciar a la potestad sobre esta localidad nos muestra el peso que había alcanzado esta familia tras -por lo menos- un cuarto de siglo de autoridad local, que tal vez no se basase tan sólo en el ejercicio de atribuciones propias del poder público, sino también en un dominio, en forma de tierras y familias campesinas, que le otorgaba una posición más fuerte que la de los monjes. Sin embargo, la aspiración —o, tal vez, simple inercia— de Ramón Amat a asentarse como señor de la población iba a ser bloqueada por la expansión del dominio de San Victorián a golpe de disposiciones reales5.”

Cuando las circunstancias lo permitan, podríamos pensar en organizar un rastrillo que, además de recordarnos la presencia de Chía en la historia de Aragón, nos permita recaudar fondos para la rehabilitación del patrimonio histórico de nuestra villa. Ahí dejamos la idea.

Historia de Aragón en 3 minutos, de MENUDOARTE: https://www.youtube.com/watch?v=RyG16Y0EA8Q

www.menudoarte.es
www.menudoarte.es

En tiempos de Jaime II (1267-1327) aparece en un diploma real el Valle de San Pedro de Gía como “moneda de cambio”, pero esta es una historiapara otro día y, quién sabe, si otra fecha para celebrar con otra feria, rastrillo o mercadillo.

Fue en el S. XV cuando Juan II declaró el fuero de que San Jorge fuera fiesta “perpetua, guardada, observada y celebrada solemnemente”. Como sólo los reyes, nobles o instituciones celebrarban su admiración por el santo, Felipe II en las Cortes de Monzón de 1564 presididas por Felipe II se decidió imponer multa de 60 sueldos jaqueses a quien no guardara la fiesta del santo patrón. Feliz día de Aragón.

 

 

1Ricardo del Arco. FUNDACIONES MONÁSTICAS EN EL PIRINEO ARAGONÉS.  Príncipe de Viana, ISSN 0032-8472, Año nº 13, Nº 48-49, 1952, págs. 263-338

2Guillermo Fatás Cabeza «El escudo de Aragón», en Aragón, reino y corona: Centro Cultural de la Villa de Madrid, del 4 de abril al 21 de mayo de 2000, [Zaragoza] : Gobierno de Aragón, [2000], págs 167-174. ISBN 84-8324-084-X. Véase el capítulo «Epílogo: El dragón d’Aragón», pág. 174.

3Crónica sobre la batalla de Alcoraz, supuestamente escrita por Aimerico, abad de San Juan de la Peña de 1088 a 1099. [volumen 58 de la Colección Diplomática . Resultó ser un cuadernillo de 26 páginas, que Antonio Ubieto Arteta califica de vulgar.y ramplona falsificación, bastante tardía”. Ubieto Arteta, A.: Colección diplomática de Pedro I; Zaragoza, 1951, pp. 84-100.

4La tenencia de “una honor” implicaba la capacidad de administrar un castillo con su distrito y de recibir una serie de derechos y rentas sobre los mismos. Teóricamente, eran encargos rescindibles, por lo que los monarcas mantenían un cierto control sobre aquellos, pero las familias solían perpetuarse en el desempeño de esos cargos hasta que las honores se convertían en bienes patrimoniales. Los únicos ejemplos en que este proceso se interrumpió se debieron a la injerencia de una institución eclesiástica, como en Chía con San Victorián, o en Besiáns con San Vicente de Roda, casos en que el rey hubo de ofrecer a sus tenentes una compensación. “La honor” también se revocaba si el señor cometía un acto grave que justificase una revocación definitiva. Montañas, comunidades y cambio social en el pirineo medieval. Ribagorza en los siglos X-XIV. GUILLERMO TOMAS FACI Capítulo 3. Las clases dominantes en la sociedad feudal. Universidad de Zaragoza, 2016.

5Guillermo Tomás Faci. CONFLICTOS DURANTE LA CONSTRUCCIÓN DE LOS SEÑORÍOS EN RIBAGORZA (SIGLOS XI-XII): LA DONACIÓN DE CHÍA AL MONASTERIO DE SAN VICTORIÁN POR ALFONSO I Y SUS CONSECUENCIAS. Aragón en la Edad Media (2008) pp. 795-810  [p.804]

6En los registros de Cancillería conservados en el Archivo de la Corona de Aragón se conserva un diploma real en el que se recoge que el rey Jaime II dona el monedaje de la villa de Graus y de los lugares de Santa María, villa de Tierris. La Selva, Torre de Esera, Torre Forado, Bruils, Toledo y Torre de Lisa con las aldeas San Martín de Asán, Guatal, Guesa, Gex, Foradada, Valle de San Pedro de Gía, Bisaurri, Ormella Ruis, Pallars y Honor de Santa María de Guarra, y sesenta sueldos censales que recibía anualmente del molino Sulinse en el rio Ara; todo a cambio de la iglesia de San Salvador de la ciudad de Huesca, que entonces dió al monasterio de Leire, en el reino de Navarra (Gratiarum 1306-1308, fol. 97). En p.328 de FUNDACIONES MONÁSTICAS EN EL PIRINEO ARAGONÉS. Ricardo del Arco.  Príncipe de Viana, ISSN 0032-8472, Año nº 13, Nº 48-49, 1952, págs. 263-338

 

© VILLA DE CHIA.   Puede utilizarse la información contenida en este blog citando la fuente siguiendo el patrón explicado en http://www.citethisforme.com/es/cite/blog siempre que sea sin fines lucrativos.

COFRADÍA DEL NOMBRE DE JESÚS

Los dominicos fundaron convento en Graus en 1599. Un 15 de abril de 1602, hace hoy 419 años, se fundó en la Villa de Chia la Cofradía del Nombre de Jesús:

… Fray Fernando del Conde, prior de los dominicos de Graus, el Justicia Antonio Des y los jurados Antonio Saler y Jaime Cortina, todos de Chía… dijeron fundar y erigir la Cofradía del Santísimo Nombre de Jesús en la villa de Gía, ya que han tenido sus moradores gran devoción por medio de su predicación

…se funde la dicha cofradía en la iglesia parroquial de San Vicente de Gía, en el altar mayor della, para que más en particular puedan servir a Dios Nuestro Señor  y desterrar el vicio de blasphemar y jurar el Santo Nombre de Dios y ganar la indulgencia concedida por los Sumos Pontífices a los cofrades della y porque la cofradía se funde con más brevedad y su deseo y devoción sea más presta executada. Por tanto, suplicaron el padre Fernando del Conde, funde la cofradía del Santísimo Nombre de Jesús… dixo que recibía y recibe a los dichos suplicantes en los dichos nombres y cada uno dellos y  a todos los vecinos y habladores de Gía

… guardarán los estatutos y ordenaciones della, assenta y escriben en un libro que para eso deben tener…

…nombró por prior a mossen Nicolaus Portaspana, vicario perpetuo 

El decreto de Fray Gabriel Jiménez, prior de Graus, está firmado el 16 de abril de 1602:

…erigere, instituere societatem Santissimi Nominis in ecclesia sancti Vincentii loci de Gía, distat per duo milliario circiter ab alio habente dictan societatem iam legitime erectam… dictam soladitatem iuxta bullas Pii pape quarte et quinte contra blasphemos et  periuros.

[Transcripción del sacerdote e historiador D. Francisco Castillón Cortada (1927-2018) de archivos eclesiásticos. Publicado en DAA el 31/03/1996]

Honorio III y la bula fundacional de los dominicos. Predicación – Contemplación – Estudio.

En siglos pasados, las  cofradías (una forma de asociacionismo religioso) tuvieron un importante papel para transmitir la doctrina, además de ser mecanismo para la sacralización del día a día y del calendario de la vida campesina. Muchas de las cofradías del medio rural y campesino se crearon a instancias de los dominicos (también de los franciscanos y otras órdenes). Dice Domingo L. González:

“En este proceso influirá también la actitud positiva de los obispos, quienes promoverán también su fundación debido a las importantes ventajas que ofrecían desde el punto de vista doctrinal y pastoral, pues estimulaban la participación de los fieles en los actos de culto, aseguraban la difusión y consolidación de aquellas nuevas devociones que la Iglesia renovada pretendía impulsar, permitían la existencia de unos caudales con los que dar la brillantez y el esplendor necesarios a las ceremonias y fiestas sagradas, al tiempo que garantizaban el aseo y mantenimiento de los templos, su dotación de objetos litúrgicos y su adorno con altares e imágenes; asimismo servían de canal para transmitir la doctrina a los fieles, creaban las condiciones necesarias para que éstos revivieran –como miembros de colectivos espirituales– los ideales que habían alentado en las primeras comunidades cristianas y, finalmente, les organizaban en clave cristiana el discurrir del tiempo sacralizando su calendario. (…) En fin, se constituían como los vehículos ideales para hacer llegar la reforma a todos los rincones de la cristiandad católica y disipar la ruda ignorancia de los fieles en materia religiosa, que tanto apesadumbraba a los obispos de la primera mitad del siglo XVI”.

Virgen del Rosario – MURILLO

En aquellos años, era muy frecuente que hubiera más de una cofradía en la misma parroquia. En Chía existía también la Cofradía del Carmen y la del Santo Rosario https://villadechia.es/cofradia-del-santisimo-rosario/(la advocación mariana más popular a nivel europeo de los siglos XVII y XVIII). Citando de nuevo a Domingo L. Gonzáles:

“Las cofradías del Rosario tenían también una clara intención doctrinal defendiendo la maternidad virginal de María y su intercesión por los hombres. Ciertamente estimulaban el culto a la Madre de Dios y el rezo cotidiano entre los fieles. Ser hermano del rosario obligaba a rezarlo completo semanalmente cristianizando así la jornada. Pero su rezo contribuía a familiarizar a los fieles con los misterios de la salvación, los implicaba más intensamente en los actos misionales, durante los vela- torios de cadáveres y hacía provechosa su asistencia a una misa que, oficiada en latín, no siempre eran capaces de seguir (…)”

Volviendo al objeto de esta entrada, parece ser que las blasfemias al Nombre de Jesús eran mucho más que una mala costumbre. Explica Carlos José Moreno (p.137): “La blasfemia era un tema que preocupaba mucho a los teólogos y moralistas ya en la Baja Edad Media. Fray Vicente Ferrer censuraba en sus misiones la gran facilidad con la que se jura y blasfema, siendo una auténtica costumbre entre los católicos. En el siglo XVI, Fray Domingo de Soto ponía gran énfasis en la perversidad de las blasfemias como un ultraje a Dios, peor que el homicidio”.

 

 

 

 

 

 

 

La Orden de los  Dominicos (o Predicadores) se empleó  a fondo en la defensa del Nombre de Jesús y del rezo del Rosario en toda España; en Chía, como en otros pueblos de Graus a Benasque, se rezaba el rosario de la aurora https://villadechia.es/la-despierta-y-el-rosario-de-la-aurora/, práctica muy probablemente difundida por los dominicos. Estas dos cofradías surgieron en Chía a instancias de la labor pastoral de los dominicos de Graus.

Don Carlos Muñoz Serrano, comisario Real y apostólico, Canciller del Reino de Aragón, Regente del Consejo Supremo de Aragón y Obispo de Barbastro (1.596-1.604) fundó el Convento de los Dominicos de Graus en 1599. El convento de Santo Domingo y su iglesia se construyeron en los terrenos de la margen izquierda del barranco de San Miguel, entre lo que es ahora la calle Santa Bárbara y el pasaje de Santo Domingo. Con la desamortización de 1.835 se ordenó «suprimir todos los conventos en los que no hubiera al menos doce religiosos procesos», eliminando estas ordenes religiosas, incautando y vendiendo sus bienes. Los dominicos de Graus desaparecieron en 1837.

 

GONZALEZ, D. L. Obradoiro de Historia Moderna, N.o 22, 63-92, 2013,

SABORIT BADENES, P.: “Las cofradías. Estudio del significado de las cofradías a través de las del Alto Palancia”; Estudis, 1990, pp. 153-154

 

© VILLA DE CHIA.   Puede utilizarse la información contenida en este blog citando la fuente siguiendo el patrón explicado en http://www.citethisforme.com/es/cite/blog siempre que sea sin fines lucrativos.

DE GUERRA EN GUERRA

Haciendo un muy somero recorrido por la historia, hay constancia documental de vecinos de Chía (Gía) desde principios del siglo XI. Lo que nos lleva a pensar que su origen debe ser anterior al siglo X, ya que era una localidad de cierta importancia del Condado de Ribagorza y eso no se consigue en diez años. No tenemos constancia de la consagración de ninguna de las dos iglesias, lo que podría darnos una fecha no tanto de fundación del asentamiento humano, pero sí de su cristianización.

Por otro lado, tenemos varios crómlech o círculos de piedra pirenaicos en la sierra de Chía, de finales de la Edad de Bronce (del 1700 al 800 a.C., cuando llegan los fenicios a la península Ibérica); por lo que cabe pensar que aquellos pastores nómadas, cuando decidieron asentarse, escogieran esta terraza con vistas al valle para construir sus primeras viviendas, un territorio de buenas tierras de cultivo y pastos, protegido de los vientos y las crecidas del río Ésera. Las excavaciones que se están realizando en la Cueva dels Trocs (con restos humanos de hace 7.300 años), en Bisaurri, han proporcionado información sobre un enfrentamiento entre cazadores-recolectores locales y pastores neolíticos, o entre grupos agroganaderos rivales, en un período en el que se producía esta transición de nómadas a sedentarios que duró varios cientos de años (se apunta que fueron 3.000 años)1 y que debió dar lugar a no pocos enfrentamientos y disputas.

https://www.heraldo.es/noticias/ocio-y-cultura/2020/02/07/els-trocs-huesca-matanza-nature-1357613.html

http://www.patrimonioculturaldearagon.es/plan-general-de-investigacion-de-patrimonio-cultural-arqueologia-cueva-dels-trocs-bisaurri-huesca

Casa Sansón de Chía

Volviendo al siglo XI, los súbditos del Condado de Ribagorza participaron en las batallas de la reconquista de los reyes cristianos contra el poder islámico durante la Edad Media. Entre los siglos XIII y XV la economía fue desarrollándose, basada en la producción agrícola y ganadera. Ya explicamos en la entrada sobre el Camino Real entre Zaragoza y Toulouse, que Chía era “parada y fonda” en esta ruta. El siglo XVI y primer tercio del XVII fueron de especial esplendor económico (probablemente por el comercio con Francia), viendo las fechas grabadas en los dinteles de algunas casas de Chía y del valle (“las obras se fan dan las sobras”) y de acuerdo con los impuestos que nos consta que pagaba Chía al Rey de Aragón, como ya comentaremos.

 

Guerra de Ribagorza: A finales del siglo XVI se produjeron enfrentamientos entre los partidarios del conde y los partidarios del Rey, lo que produjo no pocas y sangrientas luchas. Finalmente, los partidarios del conde de Ribagorza fueron derrotados y Fernando II de Ribagorza renunció al condado en favor de la corona en 1591.

En el siglo XVII se enfrentó Felipe IV con el rey de Francia. La guerra empezó en 1635; fue en 1638 cuando los valles de montaña del Pirineo se pusieron “en guardia” para frenar las invasiones francesas. Aragón puso dinero, hombres, carros y mulas para la guerra con Cataluña y Francia. Evidentemente, esta guerra complicó y endureció las condiciones de vida en estas montañas. Por un lado, por las incursiones de personas armadas, por otro, porque confiscaban grano y animales, por otro porque esta zona fronteriza era “cuartel” de las tropas (lo que suponía alojarlas en las casas, además de sembrar inseguridad); lo que se juntaba con las malas cosechas o el impago de tributos que se tenían que aplazar si no había dinero.2 Esta guerra termina con la Paz de los Pirineos en 1659.

La guerra de Sucesión por la corona de España es a principios del siglo XVIII, de 1701 a 1713. La mayor parte de la Corona de Aragón toma partido por el pretendiente austriaco de la casa de Habsburgo, el archiduque Carlos, pero fue Felipe V de Borbón el que ganó el trono de España.

 

En la guerra de independencia (1808-1814) las tropas francesas estuvieron presentes en Chía. En  La Gaceta del Gobierno de Mexico. Tomo IV. Núm 499. pp. 1313-1314 leemos el parte del mariscal de campo D. Francisco Espoz y Mina referente al 14 de mayo de 1813: “(…) y en la madrugada del 14 tomé el camino de Benasque por el puerto de Sahún. A poco rato supe que los franceses de la guarnición de Benasque , en número de 105, ocupaban los pueblos de Castejón y Chía , en los que como acostumbran exigían los granos que encontraban. Me dirigí después al de Chía, donde apresé a dos franceses que habían quedado encargados de la conducción de los granos (…)”

 

Durante las guerras carlistas (1833-1876) hubo también mucha presencia militar en el valle de Benasque y en Chía. Leemos en GACETA DE MADRID de 16 de noviembre de 1830:

Los revolucionarios que, en número de 400, como dije en oficio del 6, habían ocupado a Plan, S.Juan, Gistain, Sin, Senes y Serveto, pueblecitos inmediatos unos de otros en la cumbre del Pirineo, viendo que el coronel del 3º de línea D. Manuel Benedicto partía de Ainsa con 400 hombres y algunos carabineros para atacarlos , concibieron el desatinado intento de dirigirse a Benasque y sorprender aquel castillo. (…) Huyendo asimismo de tocar Campo, donde se encontraba el coronel D. Agustín Tena a la cabeza de los voluntarios Realistas de la brigada de Barbastro, se dirigieron por Chía, Castejón de Sos y los Paules a Villares, sin que ambos jefes con la respectiva tropa de su mando hayan dejado de perseguirlos, a pesar de su corto número y la fragosidad y aspereza de aquellas montañas. (…) Pretendieron obligar con la fuerza a los jóvenes de aquellos pequeños lugares a que los siguiesen, y no hubo uno que antepusiera el temor de las amenazas a la fidelidad. 

En 1836 el clérigo Mombiola y su facción carlista se enfrentaron en el pueblo de Chía con 60 soldados del castillo de Benasque.[El Español. Madrid, 10 de mayo de 1836]. Y en 1848 los carlistas hicieron prisioneros a un destacamento de carabineros que estaba en Chía.

Joaquín de Llúsia habla del “siñó Juan de casa Chongastán”, que estuvo en la guerra de independencia de Cuba (1895-1898): http://www.sipca.es/censo/1-IAL-HUE-004-095-034/La/guerra/de/Cuba.html&oral#.Xpi6NsgzbIU

Las guerras del norte de Africa entre la segunda mitad del siglo XIX y principios del siglo XX. No tenemos certeza alguna, pero bien pudiera haber participado algún hijo de Chía en estas guerras. http://rechirando.blogspot.com/2018/02/la-guerra-del-rif-y-un-soldado-de.html

Chía en la portada de LA GACETA DEL NORTE. Ver portada completa en https://www.alamyimages.fr/portada-del-periodico-la-gaceta-del-norte-editado-en-bilbao-16-de-abril-de-1938-con-informacion-de-los-diferentes-frentes-de-la-guerra-image211096291.html

En la primera mitad de la guerra civil, la parte oriental de Aragón quedó en territorio republicano. La portada de LA GACETA DEL NORTE del 16 de abril de 1938, hoy hace 82 años, nos recuerda que las tropas franquistas entraban en Chía el 14 de abril de 1938, era un Jueves Santo. Luisa Mur, de casa Barbero recuerda bien ese momento porque coincidió con su décimo cumpleaños. También cuentan historias de la guerra en primera persona todos los nacidos antes del año 30. Este episodio de la historia nacional, nos dará mucho que contar entre los testimonios personales, los restos que aún quedan en la Sierra de Chía (trincheras, cadáveres y proyectiles), así como su relación con la Bolsa de Bielsa.

Desarme de milicianos por los Gendarmes Franceses. International News Photos (13/04/1938) (Fotografía de la Fundación Hospital de Benasque)
Civiles y soldados republicanos, cruzando a Francia. International News Photos (15/04/1938) (Fotografía de la Fundación Hospital de Benasque)

 

 

 

 

 

 

 

 

En la Segunda Guerra Mundial participaron hijos de Chía que habían emigrado a Francia. José Delmás, de casa Matías, formó parte de la División Azul (1941-1943), integrada por unos 45.000 soldados españoles (y algunos portugueses) y 146 mujeres de la Sección Femenina. Las zonas de operaciones fueron dos, el Frente de Novgorod (entre octubre 1941 y agosto 1942), y el Frente de Leningrado (entre agosto 1942  y octubre 1943).

Guerrilla antifranquista. El maquis consistió en movimientos anarquistas y guerrilleros de resistencia al franquismo; empezaron en la guerra civil española y terminaron en los años 50. Entre 1944 y 1947 tienen especial intensidad. Aunque no estuvieron mucho por aquí, sí que es cierto que Chía queda entre el puerto de Bielsa y el de Benasque por donde circulaban algunos de estos guerrilleros.

Iremos mostrando las referencias que hay sobre la presencia (o el paso) de estas contiendas en Chía que durante más de mil años estuvieron demasiado presentes en la historia de nuestros antepasados, condicionando la vida de prácticamente todas las generaciones. Lo cierto es que nos preguntamos cómo hemos llegado al siglo XXI después de tantos enfrentamientos y conflictos bélicos y, lo que es peor, cómo no hemos sido capaces de aprender a resolver las diferencias sin pegar tiros ni derramar sangre. Quizás por aquello que dice Yuval Noah Harari (autor de “Sapiens. De animales a dioses: una breve historia de la humanidad”) “Las fuerzas militares del mundo inician, financian y dirigen una gran parte de la investigación científica y del desarrollo tecnológico de la humanidad”.  Es decir, según Harari, la ciencia nunca avanza tanto como en tiempos de guerra.

 

1Mark Lipson et al (2017) ‘Parallel palaeogenomic transects reveal complex genetic history of early European farmers’. Nature doi: 10.1038/nature24476.

2Colas Latorre, Gregorio. Los valles pirenaicos aragoneses y su colaboración con la monarquía en la defensa de la frontera (1635-1643).

 

© VILLA DE CHIA.   Puede utilizarse la información contenida en este blog citando la fuente siguiendo el patrón explicado en http://www.citethisforme.com/es/cite/blog