ERMITA DE SANTA ANA

Otro de los doce lugares de culto de los vecinos de Chía, situado a menos de un kilómetro de la plaza.

El culto a Santa Ana surgió hacia el siglo VI en Oriente y se extendió en Occidente con las Cruzadas. Es a partir del siglo XIV-XV cuando se crean cofradías y se levantan altares a esta. El éxito de esta advocación se debe a los patronazgos que conlleva  relacionados con la maternidad (era estéril y fue madre ya mayor): de los embarazos, las parturientas, las madres y los recién nacidos; también es patrona de la buena muerte (porque su muerte fue asistida por el Niño Jesús). (1)

Santa Ana y San Joaquín fueron los padres de la Virgen María, madre de Jesucristo. Son por ello, patronos de los abuelos, como transmisores de los valores de la familia y de la fe en Dios. Y hoy, 26 de julio, se celebra el día de los abuelos y también Santa Ana.

Talla de Santa Ana de la ermita de Montanuy.

Hay múltiples representaciones, Santa Ana con la Virgen María de niña, o Santa Ana con María y el Niño que, en ocasiones, puede estar recogiendo una pera que le ofrece su abuela; en ambos casos, puede aparecer con o sin libro, que representa la función educadora de la Santa con su hija y su nieto. La pera simboliza el amor de cristo encarnado por la humanidad.

La imagen de la ermita de Santa Ana de la Ribera (Montanuy), del siglo XIV, se recuperó en diciembre del año pasado y representa a Santa Ana con su hija y un libro. https://www.heraldo.es/noticias/aragon/huesca/2020/06/28/la-talla-de-ribera-recuperada-hace-6-meses-por-el-museo-de-barbastro-podria-volver-al-anticuario-1382786.html 

En Graus encontramos los restos de Santa Ana de Bellestar, ermita románica. https://romanicoribagorzano.wordpress.com/2013/07/02/graus-santa-ana-de-bellestar/  Y Santa Ana de Ubiergo, en Secastilla. https://romanicoribagorzano.wordpress.com/2013/06/29/secastilla-santa-ana-de-ubiergo/

Ya hemos comentado en la descripción de otras ermitas de Chía, la importancia de su localización, ya que el objetivo principal de todas ellas es la “protección” de la comunidad en sus quehaceres diarios. Esta se sitúa en el camino donde encontramos las bifurcaciones a El Run y a Seira y el camino de Las Garrigas (zona de campos y bordas que se ocupaban durante la época de la siega).

Está semi-derruida. Aún conserva parte del muro de cabecera, orientado al este, donde se ve el nicho cuadrado que albergaba la imagen. La ermita carecía de muro de cerramiento, quedando abierta al camino, de planta rectangular (3,40 x 2,50) y con un bonito hastial escalonado del que apenas queda evidencia.

 

El día de Santa Ana las abuelas regalan peras a los nietos o a los niños.

En Monegrillo (Zaragoza) celebran sus fiestas el día de Santa Ana. En el canto de despedida de la Santa, hacen mención a las peras. No tenemos constancia de lo que se haría en Chía, o de la imagen que se veneraba en siglos pasados, pero podemos hacernos una idea con lo que hemos visto de otros pueblos no demasiado alejados.

FICHA TÉCNICA

Tipo de ruta:  senderista, ciclable

 Punto de inicio: plaza de Chía

 Distancia: 900 m

 Duración (a pie): diez-quince minutos por trayecto

 Altitud : 1.200 metros

 Desnivel acumulado: no procede

 Coordenadas: 

 

 

 

(1) RODRÍGUEZ PEINADO, Laura (2017): “Santa Ana Triple”, Base de datos digital de iconografía medieval. Universidad Complutense de Madrid. En línea: https://www.ucm.es/bdiconografiamedieval/santa-ana-triple

© VILLA DE CHIA.   Puede utilizarse la información contenida en este blog citando la fuente siguiendo el patrón explicado en http://www.citethisforme.com/es/cite/blog siempre que sea sin fines lucrativos.

 

ERMITA DE SANTA JUSTA Y RAFINA

Estampa de las Santas

Hacemos hoy referencia al octavo lugar de culto de la Villa de Chía, la ermita de las Santas Justa y Rufina (Rafina). Justa murió el 17 de julio y Rafina el 19 de julio. Fueron dos hermanas sevillanas, hijas de alfarero, que sufrieron martirio entre finales del siglo III y principios del siglo IV. Sobre su martirio, puede consultarse http://www.parroquiasantasjustayrufina.es/?page_id=384

Son las patronas de los alfareros y cacharreros. Es curioso que hayan sido pintadas por muchos artistas de renombre: Hernando de Esturmio, Miguel de Esquivel, Ignacio de Ríes, Murillo, Zurbarán, Velázquez y Goya.  Y que, incluso, Antonio Machado escribiera un poema:

Que por mucho que se diga / nadie aventajó en el arte
cerámico y de alfarería / cual las Patronas del «barro»
las Santas Justa y Rufina. / Su oficio es noble y bizarro
y entre todos el primero, / pues para gloria del «barro»,
Dios fue el primer alfarero / y el hombre el primer cacharro.

 

Francisco de Goya y Lucientes. 1817. Catedral de Sevilla. href=”https://fundaciongoyaenaragon.es/obra/santas-justa-y-rufina/146″>https://fundaciongoyaenaragon.es/obra/santas-justa-y-rufina/146

Estas Santas ya recibían culto en época visigoda. Se han identificado inscripciones y reliquias en en Salpensa (648), Alcalá de los Gazules (662), Vejer de la Miel (674?), y Guadix (652). Durante la época de dominio árabe, Toledo contaba con la iglesia mozárabe de Santas Justa y Rufina, que posiblemente existiera ya en el período visigodo.

Juan Ramón Royo, director del Archivo Diocesano de Zaragoza, expone en la publicación EL CULTO A LAS RELIQUIAS de 2018 (pp.43-44) que reliquias de las Santas eran veneradas en el Monasterio de Sijena, según texto de Alonso Morgado, autor de Historia de Sevilla: en la qual se contienen sus antiguedades, grandezas y cosas memorables… (Sevilla, 1587). Donde se explica que las reliquias fueron llevadas en el 715-716 a Zaragoza y en 1118 al Monasterio de Sijena. En Maluenda (Zaragoza) hay una iglesia dedicada a estas Santas. “Aquellos primeros cristianos que huyeron del sur de la península y que se refugiaron en el norte tras la invasión musulmana llevarían consigo la devoción a las santas mártires Justa y Rufina. Sus descendientes, que mantendrían la devoción a estas santas, fueron algunos de los que repoblaron estas tierras [Zaragoza] tras la reconquista del Rey Alfonso I El Batallador en el año 1120. En 1270 ya existe una iglesia dedicada a ellas en la localidad”, explica Silvia Molina San Juan, licenciada en Historia del Arte e investigadora, consejera del Centro de Estudios Bilbilitanos y concejal de Patrimonio del Ayuntamiento de Maluenda.
https://www.diariodesevilla.es/sevilla/Maluenda-pueblo-aragones-venera-Santa-Justa-Rufina_0_1372962888.html

La ermita estaba ubicada en las proximidades de La Cuadra. Hay que seguir aguas arriba el manantial que cruza esta finca, sita en el municipio de Seira, pero propiedad de los vecinos de Chía, para encontrar escasos vestigios de la construcción. Todavía no hemos localizado la piedra con la cruz. A la pregunta ¿cómo dos santas sevillanas tienen una ermita en esta parte del Pirineo? la respuesta pudiera estar en que los monjes del Real Monasterio de San Victorián  https://villadechia.es/san-victorian/ del que dependía San Pedro de Taberna y todas sus propiedades (Chía y Seira, entre ellas), se refugiaron en el caserío de Santa Justa en Puértolas en la época anterior a la reconstrucción de San Victorián por Sancho el Mayor en el siglo XI:

(…) Es presumible que en dicho Monasterio se hicieron fuertes varios luchadores, al caer en poder de las fuerzas enemigas fuera arrasado, si no es que su misma posición estratégica lo declarara peligroso y fuera
devastado sin clemencia.
Es tradición que sus monjes se refugiaron en el pueblecito de Santa Justa, aun hoy existente entre Puértolas y la carretera que va de Laspuña a Lafortunada. Existen restos de antiguos edificios, su capilla es primitivísima y la conformación del pueblo es similar a la disposición que guardaba San Victorián, plaza central y alrededor la vivienda de cada uno de los monjes.
Afirman del mismo modo los monjes que con la reconquista fue reconstruído el monasterio por Sancho el Mayor y siguió otorgándole su protección su hijo don Ramiro. Abadiado de San Victorián. Ambrosio Sanz. pp. 214 https://elpueyodearaguas.com/conts_sanvic.php?idi=0&cla=_3PK14U5JY&ctit=Fondo%20Documental&tip=1

Bartolomé Esteban Murillo. Santa Justa y Santa Rufina. 1665-1666. Museo de Bellas Artes. Sevilla. https://barbararosillo.com/2020/05/29/justa-y-rufina-patronas-de-sevilla/
Cerámica de 1707 firmada por Juan de las Casas y Antonio Pérez Rodríguez. https://asociacionpisano.es/festividad-de-las-santas-justa-y-rufina-patronas-de-los-ceramistas/

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

FICHA TÉCNICA

 Tipo de ruta:  senderista, ciclable

 Punto de inicio: plaza de Chía

 Distancia: 6 km.

 Duración (a pie): dos horas por trayecto

 Altitud : 1.500 metros

 Desnivel acumulado: 400 metros

 Coordenadas: 42º30’24.6”N  0º26’01.5”E

 

Muchas gracias a MASPIRINEO por la información técnica y las fotos.

© VILLA DE CHIA.   Puede utilizarse la información contenida en este blog citando la fuente siguiendo el patrón explicado en http://www.citethisforme.com/es/cite/blog 

 

 

ERMITA DE SAN MARSIAL

El 30 de junio se celebra San Marcial (Marsial en patués). Y en Chía, cómo no, hay una ermita dedicada a este santo francés, obispo de Limoges en el siglo III y al que se atribuye la evangelización de la región de Aquitania. Sobre la historia y leyendas que no son ciertas (por los evidentes anacronismos, como que era el niño que acercó a Jesús el pan y los peces para hacer el milagro) puede consultarse la Enciclopedia Católica https://ec.aciprensa.com/wiki/San_Marcial

Este es el séptimo de los lugares de culto de nuestra Villa (siguiendo el orden del santoral). La ermita está situada en un mágnifico promontorio de la Sierra de Chía, un mirador desde el que se ve Barbaruens, San Pedro de Taberna, Seira, Gabás, Castilló, el solano, numerosas cumbres y praderas. Se encuentra en el “Yermo Garús”, donde hasta hace cien años se cultivaba cereal y que, una vez abandonada esta actividad agrícola, se usa como pasto para las vacas en verano; aunque, desgraciadamente, cada vez hay más aliagas (Genista scorpius). Esta zona -sin árboles- se vería muy beneficiada de quemas controladas regulares por parte del Departamento de Medio Ambiente y conservar así los pastos de montaña.

Ya hemos comentado en otras ocasiones la superposición de culturas y religiones en la evolución de las sociedades. Los antiguos celtas, cuando localizaban un lugar con energía telúrica o especialmente bien ubicado con respecto al sol, la luna o las estrellas, levantaban un monolito y era un lugar donde se celebraban ritos. En estos lugares se construyeron iglesias o ermitas a medida que el cristianismo se iba extendiendo. Hemos ido viendo la influencia de los santos franceses de Aquitania y Occitania en los territorios que, en los inicios del cristianismo, dependieron de los condes del sur de Francia.

San Marsial – Iglesia de Benasque

Esta ermita habría servido tanto para proteger a los pastores y agricultores que se desplazaban a pasar varios días a esa zona, como para refugio para caminantes, además de para dar culto al Santo. Esta advocación está arraigada en el territorio; es el patrón de Benasque https://www.facebook.com/100001581070248/posts/3197242867005051/, y localizamos otras ermitas de San Marsial en Espés alto y en el caserío de San Marcial, en Salinas de Sin, datada en el siglo XI. San Marcial fue enterrado en un cementerio cercano a la Vía Agrippa (red de caminos romanos en la Galia), luego ruta europea de peregrinación hacia Santiago de Compostela. Este lugar se convirtió, con el paso del tiempo, en la abadía benedictina de San Marcial y en una de las etapas del Camino. Ya hemos comentado también la posible vinculación de la ermita de San Antón y la de Santa Quiteira con el camino de Santiago. https://villadechia.es/ermita-de-santa-quiteira/ A este respecto, nos da que reflexionar el texto de Marta Cendón (1)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La ermita es de medianas dimensiones y está en ruinas, pero todavía podemos hacernos idea de cómo era. Queda aún la pequeña ventana y parte de tres de sus paredes. Por cierto, un claro ejemplo de construcción de piedra seca. Como ya comentamos en la entrada sobre Santa Chulita, el “Arte de la Construcción en piedra seca, conocimiento y técnicas”, fue declarado Bien Catalogado Inmaterial del Patrimonio Cultural Aragonés en 2016 y fue inscrito en la “Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad” en 2018. Por ello, este es otro “bien” que nos interesa recuperar y conservar. Si nos remitimos a aquello de “a escote no hay nada caro”, muchas son las razones por las que deberíamos organizar un proyecto de micromecenazgo que nos permitiera, a partir de pequeñas donaciones, pagar los materiales y las horas de un par de albañiles que conozcan la técnica de la “piedra seca” que podrían trabajar con la ayuda de voluntarios que se prestaran a participar en la recuperación de la ermita a partir de la ruina que es ahora, al igual que se hizo con la ermita de Las Aras. Y, por qué no, institucionalizar una romería y comida popular el 30 de junio, día de San Marsial.

 

 

 

FICHA TÉCNICA

 Tipo de ruta:  senderista, ciclable

 Punto de inicio: plaza de Chía

 Distancia: 4 km. 250 metros

 Duración (a pie): hora y media por trayecto

 Altitud : 1.600 metros

 Desnivel acumulado: 450 metros

 Coordenadas: 42.49805ºN  44723ºE

 

Muchas gracias a MASPIRINEO por la información técnica y las fotos.

 

(1) Los caminos a Santiago en la Edad Media: imágenes y leyendas jacobeas en territorio hispánico (siglos IX a XIII) coordinado por Inés Monteiras pp.110-111.  Universidad de Santiago de Compostela, 2018.

© VILLA DE CHIA.   Puede utilizarse la información contenida en este blog citando la fuente siguiendo el patrón explicado en http://www.citethisforme.com/es/cite/blog