RINCONES Y DETALLES CON ENCANTO

Tenemos pendiente hablar de la «casa», la unidad estructural básica de la sociedad pirenaica hasta mediados del siglo XX. La «casa» es el conjunto de los habitantes, propiedades, animales y construcciones que conforman la unidad autosuficiente para vivir, la célula que tiene todo lo que hace falta para que el ciclo de la vida siga su curso. Esta unidad debía pervivir en el tiempo y en el espacio; por eso había un único heredero, ya fuera hombre o mujer, lo que llevó a que las casas tuvieran un nombre, independientemente del apellido . Este nombre hace referencia1 al apellido/origen del fundador (40%), al nombre propio de uno de sus habitantes (30%), al oficio que en su inicio les caracterizó (20%), o a alguna característica físico-psicológica de alguno de la casa (10%). En 2021 abordaremos la casa, los trabajos específicos de los hombres, las mujeres, así como el ciclo de la vida que se mantuvo casi inalterable hasta que se produjo el éxodo masivo hacia las ciudades.

Torre de casa Santamaría. Dibujo de Ramón Prior Canales2.
Galería (hoy desmontada) sobre era. Dibujo de Ramón Prior Canales2.

Proponemos hoy una «visión general» de las casas de Chía, sobre los aspectos más arquitectónicos y sin entrar en demasiado detalle. La estructura de Chía no es tan apiñada como la de Cerler, Shaún o Sesué, tampoco es un núcleo de construcciones histórico-artísticas excepcionales (con excepción del ábside de la iglesia de San Martín) como puedan ser otros pueblos del Pirineo, pero sí podemos señalar multitud de elementos y puntos «auténticos» de arquitectura popular o, simplemente, con sabor rústico, antiguo, montañés y muy pirenaico que merecen ser conservados y valorados:

  • puertas doveladas y ventanas adinteladas,
  • escudos y cabezas,
  • inscripciones y símbolos tallados en dinteles de puertas y ventanas y en muros,
  • sobrias fachadas, galerías y pequeños balcones,
  • piedras pasaderas (signo aparente de pared no medianera),
  • eras o traspatios,
  • zaguanes porticados,
  • llamadores, cerrojos y tiradores,
  • pozos,
  • pasajes bajo arco,
  • vestigios de casas fortaleza
Casa Sinet

Hay casas que conservan su entrada, patio y era en los que se exponen herramientas y objetos que se usaban en el día al día, como recuerdo de un pasado todavía cercano. Casas grans que durante siglos y con mucho esfuerzo movieron las piedras y troncos que se necesitaron para su construcción, ampliaciones y mantenimiento. Casas que también han ido renovando su aspecto, añadiendo elementos propios de cada época, adaptándose a las modas y necesidades. Algunas, desgraciadamente, deshicieron sus entradas para permitir el paso de tractores y remolques, o agrandaron bordas y pajares con materiales modernos, lo que les despojó de su encanto rústico y montañés, o han desmontado estructuras por estar en estado ruinoso. Alguna, incluso, vendió todas sus piedras -como casa Cortina-, para construir una casa en Villanova.

 

Pasaje bajo arco. Casa Sansón.
Arco en la Plaseta de Sansot.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ningún análisis es bueno si no se señalan las debilidades para poder mejorar; en lo que respecta al casco urbano y las casas que lo conforman, en Chía nos falla:

  • que las calles no estén empedradas,
  • que la mayoría de los tejados sean de chapa de uralita y
  • haber perdido las chimeneas cuadradas de piedra, estuvieran rematadas o no con la «piedra de las brujas» (la mayoría de las chimeneas se rehicieron con ladrillo vista en los años 50).
Chimenea de casa Santamaría antes del incendio de noviembre de 2019
Chimenea de casa Ramonot.

Balcón de casa Rafel.
Ventana de la Abadía.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En cualquier caso, es un pueblo bien cuidado y que tiene su encanto. No caben aquí las fotos de todos estos rincones y detalles con encanto que, según la estación o la hora del día, ofrecen matices diferentes. Poco a poco, los iremos detallando en sucesivas publicaciones, porque todos merecen su espacio y explicación.

Pasaje cubierto. Casa Mateu. Dibujo de Ramón Prior Canales2.

 

1Sobre un estudio publicado en Arquitectura Popular del Serrablo. Varios Autores. IEA. Estudios Altoaragoneses, nº26. Huesca, 1988.

2El Alto Ésera dibujado. Ramón Prior Canales. Huesca, 1994.

 

© VILLA DE CHIA.   Puede utilizarse la información contenida en este blog citando la fuente siguiendo el patrón explicado en http://www.citethisforme.com/es/cite/blog siempre que sea sin fines lucrativos.

ERMITA DE LA CUADRA

Las fincas de cultivo próximas a los monasterios ribagorzanos se llamaban “cuadra”, por lo que se piensa que estas tierras fueran propiedad del monasterio de San Pedro de Taberna, antiguo cenobio ribagorzano ubicado entre Seira y Barbaruens, cuya primera mención data del 839. En 1076 se adjudicó al Monasterio de San Vitorián en calidad de priorato. Otros ejemplos de fincas con el nombre de «Cuadra» son la Cuadra y Cuadreta de Calvera, junto al montasterio de Obarra, y la Cuadra de Cubera cerca del monasterio de los Santos Justo y Pastor de Urmella.

De este monasterio de San Pedro de Taberna (que no Tabernas, que es una latinización del nombre original) queda sólo una iglesia monacal construida en el siglo XVI; pasó a manos privadas tras la subasta de las propiedades desamortizadas. Actualmente es propiedad de la familia Raluy (casa Solana de Barbaruens). Las tierras de La Cuadra las compró una sociedad de vecinos de Chía a un vecino de Benasque, según transmisión oral de vecinos de Chía. Este punto está en proceso de confirmación documental.

En el Diccionario de MADOZ leemos en p.334 «SEIRA: (…) En su término se encuentra el caserío llamado la Cuadra.»  En el mapa de 1865 del libro de MADOZ no figura La Cuadra. En el último libro de La Cuadra consta la relación de propietarios, gastos, contribución y cabezas de ganado lanar y cabrío. MAPA ARAGÓN DE LABAÑA s.XVII donde queda recogido este asentamiento humano como LAQUADRAhttps://www.wdl.org/es/item/7325/view/1/1/

Las casas de Chía con “derechos” en La Cuadra podían subir dos vacas por derecho. En primavera se llevaban sólo 100 vacas, del 3 de mayo (día de la Santa Cruz) al 19 de junio (día del Sagrado Corazón de Jesús). Ya comentamos que a finales de julio las vacas se subían a La Pala, donde pastan hasta el 11 de octubre; “las secas” (sin terneros) volvían a La Cuadra hasta el 1 de noviembre. De la compra de esta finca, de los «derechos» de cada casa de Chía, de sus usos y del incendio forestal de 1991, hablaremos en otra ocasión.

Esta zona de pastos abundantes, que además tiene un precioso y abundante manantial, está en el término municipal de Seira. En el punto en que la pista llega a la barrera con el término de Plan, hay que subir unos metros por la ladera de la derecha para llegar al núcleo de las construcciones. Había casas y pajares, de los que casi no queda nada. Hay también restos de un pequeño cementerio, lo que indica que era un asentamiento permanente. La estructura de la ermita se ha deteriorado considerablemente en los últimos 15 años. Parte del tejado de teja árabe se ha caído, aunque aún se mantiene el techo de la bóveda de la ermita; si no se actúa con rapidez sobre la ermita, en menos de dos años estará en el suelo. El tejado, a dos aguas, forma un altillo o falsa. Es de planta rectangular (4,30 x 2,30 metros) y bóveda de medio cañón hecha con lajas y mortero. La puerta se encuentra a los pies, bajo arco de medio punto y grandes dovelas. La enorme pila bautismal ha perdido el pie y está en el suelo de la ermita. En el exterior, en la cabecera, hay un muro circular que puede estar relacionado con un antiguo ábside. En su interior se refugiaron maquis durante la guerra civil. De esto, también hablaremos otro día.

Julio Nerín Mallo y Enrique Calvera Nerín encontraron en el exterior, en agosto de 1980, dos imágenes mutiladas que se guardan en la iglesia parroquial de Chía después de haber pasado por la Escuela de Restauración de Laspaúles, donde estimaron que eran del siglo XVII. La grande (70 cm) es una imagen del Salvador (de buena talla) y la pequeña (40 cm) de un monje, de menor calidad.

 

 

El 6 de agosto la Iglesia celebra el día de la Transfiguración de Cristo, día de El Salvador (diferente del día de San Salvador de Horta, franciscano, que es el 18 de marzo). Este hecho lo explican los evangelios de San Lucas, San Marcos y San Mateo, Jesús se transfigura en el monte Tabor. En Ribagorza encontramos otras ermitas dedicadas a El Salvador en Benabarre, Bibiles (Bonansa) y Roda de Isábena. Los habitantes de La Cuadra y los vecinos de los pueblos próximos celebrarían este día con romería, misa y comida popular, coincidiendo con el fin de los trabajos de siega de los campos en esa zona.

Hoy, habría que empezar desbrozando la vegetación que cubre toda la zona de edificios, rehacer el tejado de la ermita y limpiar el interior, repicar la fachada y el interior, consolidar los restos de muros de las edificaciones colindantes y colocar carteles informativos de la vida y trabajos en estas partidas de terrenos, con un pequeño mapa de la disposición de los edificios, las fincas y la fuente. Ahí es nada.

Es un lugar magnífico para ir a pasar el día, comer y bañarse en las cascadas del manantial.

FICHA TÉCNICA:

 Tipo de ruta:  senderista, ciclable, en 4X4

 Punto de inicio: plaza de Chía

 Distancia: 8 km

 Duración (a pie): dos horas por trayecto

 Altitud : 1.530 metros

 Desnivel acumulado: 310 metros

 Coordenadas: 42º30.407N  000º25.683E

Muchas gracias a MASPIRINEO por la información técnica

 

© VILLA DE CHIA.   

Puede utilizarse la información contenida en este blog citando la fuente siguiendo el patrón explicado en http://www.citethisforme.com/es/cite/blog siempre que sea sin fines lucrativos.

ERMITA DE SANTA ANA

Otro de los doce lugares de culto de los vecinos de Chía, situado a menos de un kilómetro de la plaza.

El culto a Santa Ana surgió hacia el siglo VI en Oriente y se extendió en Occidente con las Cruzadas. Es a partir del siglo XIV-XV cuando se crean cofradías y se levantan altares a esta. El éxito de esta advocación se debe a los patronazgos que conlleva  relacionados con la maternidad (era estéril y fue madre ya mayor): de los embarazos, las parturientas, las madres y los recién nacidos; también es patrona de la buena muerte (porque su muerte fue asistida por el Niño Jesús). (1)

Santa Ana y San Joaquín fueron los padres de la Virgen María, madre de Jesucristo. Son por ello, patronos de los abuelos, como transmisores de los valores de la familia y de la fe en Dios. Y hoy, 26 de julio, se celebra el día de los abuelos y también Santa Ana.

Talla de Santa Ana de la ermita de Montanuy.

Hay múltiples representaciones, Santa Ana con la Virgen María de niña, o Santa Ana con María y el Niño que, en ocasiones, puede estar recogiendo una pera que le ofrece su abuela; en ambos casos, puede aparecer con o sin libro, que representa la función educadora de la Santa con su hija y su nieto. La pera simboliza el amor de cristo encarnado por la humanidad.

La imagen de la ermita de Santa Ana de la Ribera (Montanuy), del siglo XIV, se recuperó en diciembre del año pasado y representa a Santa Ana con su hija y un libro. https://www.heraldo.es/noticias/aragon/huesca/2020/06/28/la-talla-de-ribera-recuperada-hace-6-meses-por-el-museo-de-barbastro-podria-volver-al-anticuario-1382786.html 

En Graus encontramos los restos de Santa Ana de Bellestar, ermita románica. https://romanicoribagorzano.wordpress.com/2013/07/02/graus-santa-ana-de-bellestar/  Y Santa Ana de Ubiergo, en Secastilla. https://romanicoribagorzano.wordpress.com/2013/06/29/secastilla-santa-ana-de-ubiergo/

Ya hemos comentado en la descripción de otras ermitas de Chía, la importancia de su localización, ya que el objetivo principal de todas ellas es la «protección» de la comunidad en sus quehaceres diarios. Esta se sitúa en el camino donde encontramos las bifurcaciones a El Run y a Seira y el camino de Las Garrigas (zona de campos y bordas que se ocupaban durante la época de la siega).

Está semi-derruida. Aún conserva parte del muro de cabecera, orientado al este, donde se ve el nicho cuadrado que albergaba la imagen. La ermita carecía de muro de cerramiento, quedando abierta al camino, de planta rectangular (3,40 x 2,50) y con un bonito hastial escalonado del que apenas queda evidencia.

 

El día de Santa Ana las abuelas regalan peras a los nietos o a los niños.

En Monegrillo (Zaragoza) celebran sus fiestas el día de Santa Ana. En el canto de despedida de la Santa, hacen mención a las peras. No tenemos constancia de lo que se haría en Chía, o de la imagen que se veneraba en siglos pasados, pero podemos hacernos una idea con lo que hemos visto de otros pueblos no demasiado alejados.

FICHA TÉCNICA

Tipo de ruta:  senderista, ciclable

 Punto de inicio: plaza de Chía

 Distancia: 900 m

 Duración (a pie): diez-quince minutos por trayecto

 Altitud : 1.200 metros

 Desnivel acumulado: no procede

 Coordenadas: 

 

 

 

(1) RODRÍGUEZ PEINADO, Laura (2017): «Santa Ana Triple», Base de datos digital de iconografía medieval. Universidad Complutense de Madrid. En línea: https://www.ucm.es/bdiconografiamedieval/santa-ana-triple

© VILLA DE CHIA.   Puede utilizarse la información contenida en este blog citando la fuente siguiendo el patrón explicado en http://www.citethisforme.com/es/cite/blog siempre que sea sin fines lucrativos.