CÍRCULOS DE PIEDRA PREHISTÓRICOS EN LA SIERRA DE CHÍA

Prehistoria – Línea del tiempo

En los últimos años se han puesto en evidencia nuevos asentamientos humanos muy próximos a Chía, como la cueva dels Trocs (de 7.300 años a.C.) en Bisaurri, también de monumentos megalíticos (http://ribagorzanyomil.blogspot.com/2010/10/lista-de-restos-prehistoricos.html) de la Edad de Bronce como los círculos de piedras pirenaicos o Cromlech que hay en la Sierra de Chía, poco antes del collado de Sahún, los del Forau de la Llana, Remuñé y Aigualluts en Benasque, el dolmen de Seira, el de Ramastué, o el recién descubierto en la Peña Mediodía en Plan, a 1.900 metros de altitud. Recordamos el hacha de cuatro aletas encontrada cerca de Cerler (datada entre el siglo IX y VIII a.C.). Dice Iglesias (p.28 y 29): ”Eran los celtas asentados entre la Galia Transalpina y la Liguria quienes pudieron establecer contactos con los vascones, que también dejaron huellas de su paso por nuestro suelo. (…) La primera oleada migratoria se produciría, según parece, a comienzos del I milenio citado y se da por segura su penetración a través de los Pirineos de Aragón y Cataluña. Se les conoce por la civilización de los llamados urnenfelder o “campos de urnas”, dada la práctica por ellos ejercida de la incineración  funeraria y su colocación en cementerios de tumbas planas. Los citados “círculos de Chía”, a juicio de algunos expertos, corresponden a tales prácticas, también experimentadas en las cercanías de Ansó y Hecho (…)”. Celtas serían quienes dieron nombre al río Isábena, como a Iscles, Isuela e Isaba, y quizás al mismo Ésera, que con el prefijo Is- resultan homónimos del alemán Isar y del francés Iser, donde el citado prefijo aparece relacionado con ríos, corrientes o lugares acuíferos.”1

 

 

 

 

 

 

 

 

Los círculos de piedra de la Sierra de Chía son monumentos prehistóricos (entre Bronce Final y Edad de Hierro) conformado por piedras incrustadas en el terreno en forma más o menos circular. El Bronce final transcurrió en nuestro entorno entre el 1300 y el 800-700 a. C. En esta época los humanos proceden a la incineración de los muertos y a depositar las cenizas en lo que se llaman “campos de urnas”.2

Parece que el término correcto que debe aplicarse a este tipo de construcción es el de “círculo pirenaico” porque un crómlech (término bretón) está formado por piedras hincadas de dimensiones más importantes que las que conforman estas construcciones circulares en el Pirineo; aunque se acepta aplicar estos dos nombres3.

Los monumentos megalíticos son formas tumulares que albergan estructuras arquitectónicas o depósitos funerarios, con fines simbólicos o rituales. Su origen, datación y significado ha sido objeto de muchas especulaciones hasta que se han dispuesto de los actuales sistemas de datación3. Los tipos más habituales son menhir, crómlech y dolmen.

El término “dolmen” procede del gaélico (tol=tabla o mesa, men=piedra) y “crómlech” del galés y bretón (crom=arco o curva, lech=piedra). En general, pero especialmente en el Pirineo, estas construcciones se acompañan de leyendas, supersticiones y fantasías para explicar su origen haciendo alusión a personajes legendarios, gigantes, invasores, brujas y demonios.

Junto al monasterio de Santa María de Obarra se encontró una inscripción que es evidencia de presencia de los íberos en nuestra tierra. De Iglesias1 p. 30: “(…) algunos de los poblados en cuyas inmediaciones han aparecido restos arqueológicos prehistóricos están situados en parajes de esta configuración [los íberos vivían en en poblados casi siempre levantados en lugares eminentes, lomas escarpadas y de difícil acceso]. Véanse, por ejemplo, los casos de Olvena, Juseu, Aguinaliu, Chía, Gabasa, Pano, Merli, etc. ¿No sería que aquellos cavernícolas, al aroma de la cultura ibérica, abandonasen las “cuevas del Moro” o “de las Brujas” y optasen por levantar su nuevo “hábitat” al estilo de aquellos nuevos tiempos?” Aquí podríamos añadir también la “cueva dels Trocs”, recientemente descubierta en las proximidades de Liri o, ¿por qué no apuntar al “forau dels moros” de Chía?. p.31: “Estos íberos aquí llegados a través de las costas mediterráneas, según la hipótesis más probable, ya traían experiencias recibidas de países orientales y conocían el arado, la agricultura, la ganadería, además de la caza y la pesca. Los principales animales domésticos eran el caballo, el cerdo, el toro, la cabra, y aprovechaban la miel (…)”1

La densidad geográfica de dólmenes o sepulcros megalítico en el Alto Aragón es mucho menor que en País Vasco, Navarra o Cataluña, a pesar de que en las últimas décadas se hayan hecho nuevos descubrimientos. Los cromlechs son aún menos frecuentes en la zona pirenaica central, pero también los hay. Los datos que de estos monumentos se han podido obtener no son en absoluto suficientes para determinar pautas evolutivas en la arquitectura, ni situar cronológicamente los restos humanos o escasas piezas metálicas y adornos hallados. Su ubicación sí hace pensar en una economía pastoril, en una sociedad principalmente ganadera4.

Se localizan en zonas pastoriles con magníficas vistas. Desde los círculos de la Sierra de Chía hay vistas al Aneto y las Maladetas, con nieves perpetuas. Algunos historiadores dicen que había la costumbre entre los pastores de pararse a rezar por los difuntos. http://www.piedrolos.com/htm/monumentos-megaliticos-dolmenes-cromlechs-menhires/que-es-un-monumento-megalitico.htm

Para algunos, estos círculos delimitan un recinto sagrado y separan el mundo de los vivos del mundo de los muertos. La pradera de alta montaña de la Sierra de Chía es zona de pastos de verano para la cabaña ganadera de la zona. En el collado de Sahún confluyen los términos municipales de Chía, Plan y Sahún, un punto de impresionantes vistas y zona de paso entre el valle de Benás y el de Chistau. Es aquí donde María Teresa Andrés Rupérez y Luis Millán localizan en la Sierra de Chía los círculos de piedra a finales de los 80, principios de los 90.  Están muy próximos a la pista que comunica Chía con Plan, poco antes de llegar al collado. Cabe pensar que hubiera alguno más y que desapareciera con la construcción de la pista hace más de 50 años.

Consta como BIC (Bien de Interés Cultural) en http://www.patrimonioculturaldearagon.es/bienes-culturales/cromlech-1 pero no hay detalles ni explicaciones de ningún tipo, ni en la web, ni en los monumentos.

Navarro nos dice que se sitúan casi siempre en las proximidades de agua y vías de trashumancia, por lo que se asocian a una primitiva cultural pirenaica pastoril orientada a la purficación del muerto a través del fuego y el agua5. Estos se localizan a once-doce kilómetros de Chía, entre la fuente del Moscayo y el barranco de Surri.

Los megalitos se asocian normalmente al mundo funerario, pero también se cree que podían servir para reclamar un territorio o reforzar la identidad grupal. http://aragonhoy.aragon.es/index.php/mod.noticias/mem.detalle/id.147969

Una teoría que nos parece interesante es la vinculación que establecen Cabodevilla y Zabalza “… conviene tener en cuenta que en toda la zona pirenaica donde se pueden encontrar círculos de piedra, se conservan danzas en círculo en las cuales el ttunttunero o xulubitari toca la música desde el centro del círculo formado por los danzaris, mirándolos conforme van ejecutando la danza avanzando en su giro siempre a la izquierda. Danzas donde la actitud del participante es seria y de carácter más ritual que festivo”6. Siendo que han transcurrido más de dos mil seiscientos años, no sabemos hasta qué punto puede establecerse una relación directa entre esta construcción y el “ball dels mosos” de Chía o el “ball de Sahúnc”, pero tampoco puede excluirse.

Por último y también interesante, la interpretación de Ochoa de Zabalegui7, que dice que los círculos de piedra pirenaicos representan estrellas y constelaciones. Las características a tener en cuenta son: el diámetro de los círculos que es proporcional al brillo de la estrella que representa, el tamaño y situación de los testigos (piedras más grandes) y la posición de un círculo respecto a los otros. Considera estas estructuras como huella de una religión austral pre-cristiana que se practicaba en el Pirineo hacia el año 600 a.C. de la que quedan diferentes huellas:

  • los círculos de piedra pirenaicos
  • la toponimia
  • los sincretismos asimilados por la religión cristiana (como los círculos con el crismón del arte románico, o el camino de las estrellas con el camino de Santiago)

En cualquier caso, visita obligada para admirar un bien de nuestro patrimonio que tiene entre dos mil y tres mil años a pesar de que hace poco más de 30 años que los arqueólogos los catalogaron.

 

1Manuel Iglesias. Historia del condado de Ribagorza. IEAA. Huesca, 2001.

2Fullola, Josep Mª; Nadal, Jordi (2005). «Introducción a la prehistoria. La evolución de la cultura humana». Barcelona (primera edición) (Ed. UOC). Pp.198-200. ISBN 84-9788-153-2.

3Almudena Domínguez Arranza y María José Calvo Ciria. La arquitectura megalítica. Cuadernos Altoaragoneses de trabajo nº 14. Ed.IEAA. Huesca  1990. pp. 12. /pp.3-4.

4El Altoaragón antes de la Historia (Edades de los Metales). Vicente Baldellou Martínez. Cuadernos Altoaragoneses de trabajo nº 12. Ed. IEAA (Huesca 1989) en pp. 2 y 9.

5José Miguel Navarro en DICCIONARIO Pirineo Aragonés (Zaragoza 2018) Ed. PRAMES en pp.95-96 da su versión sobre estos monumentos funerarios.

6Catálogo Megalítico del Valle de Baztan Baztango edesti aurreko oroitarriak. Josu Cabodevilla / Itziar Zabalza.

7Ochoa de Zabalegui, JJ. Del cromlech pirenaico (descodificación astronómica de una religión olvidada). Txertoa, 1998.

© VILLA DE CHIA.   Puede utilizarse la información contenida en este blog citando la fuente siguiendo el patrón explicado en http://www.citethisforme.com/es/cite/blog 

Un comentario sobre “CÍRCULOS DE PIEDRA PREHISTÓRICOS EN LA SIERRA DE CHÍA

  1. El verano del año pasado se comenzó a hacer el estudio de toda la zona del puerto de sahun quién se va a continuar durante este verano en el término de San Juan de Plan que es donde se encuentran los círculos varios restos dolmenicos hasta un total de nueve posibles círculos y varios dólmenes así como otras estructuras cómo túmulos y estructuras habitacionales y ganaderas
    Está investigación serie se está llevando a cabo por parte del grupo de arqueólogos de la roca al metal con apoyo de algún investigador independiente
    L la riqueza de restos megalíticos en esta zona es excepcional por lo que se va a condicionar para hacer un itinerario dentro de lo que es el termino de San Juan de Plan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *