ERMITA DE SAN MARSIAL

El 30 de junio se celebra San Marcial (Marsial en patués). Y en Chía, cómo no, hay una ermita dedicada a este santo francés, obispo de Limoges en el siglo III y al que se atribuye la evangelización de la región de Aquitania. Sobre la historia y leyendas que no son ciertas (por los evidentes anacronismos, como que era el niño que acercó a Jesús el pan y los peces para hacer el milagro) puede consultarse la Enciclopedia Católica https://ec.aciprensa.com/wiki/San_Marcial

Este es el séptimo de los lugares de culto de nuestra Villa (siguiendo el orden del santoral). La ermita está situada en un mágnifico promontorio de la Sierra de Chía, un mirador desde el que se ve Barbaruens, San Pedro de Taberna, Seira, Gabás, Castilló, el solano, numerosas cumbres y praderas. Se encuentra en el “Yermo Garús”, donde hasta hace cien años se cultivaba cereal y que, una vez abandonada esta actividad agrícola, se usa como pasto para las vacas en verano; aunque, desgraciadamente, cada vez hay más aliagas (Genista scorpius). Esta zona -sin árboles- se vería muy beneficiada de quemas controladas regulares por parte del Departamento de Medio Ambiente y conservar así los pastos de montaña.

Ya hemos comentado en otras ocasiones la superposición de culturas y religiones en la evoulción de las sociedades. Los antiguos celtas, cuando localizaban un lugar con energía telúrica o especialmente bien ubicado con respecto al sol, la luna o las estrellas, levantaban un monolito y era un lugar donde se celebraban ritos. En estos lugares se construyeron iglesias o ermitas a medida que el cristianismo se iba extendiendo. Hemos ido viendo la influencia de los santos franceses de Aquitania y Occitania en los territorios que, en los inicios del cristianismo, dependieron de los condes del sur de Francia.

San Marsial – Iglesia de Benasque

Esta ermita habría servido tanto para proteger a los pastores y agricultores que se desplazaban a pasar varios días a esa zona, como para refugio para caminantes, además de para dar culto al Santo. Esta advocación está arraigada en el territorio; es el patrón de Benasque https://www.facebook.com/100001581070248/posts/3197242867005051/, y localizamos otras ermitas de San Marsial en Espés alto y en el caserío de San Marcial, en Salinas de Sin, datada en el siglo XI. San Marcial fue enterrado en un cementerio cercano a la Vía Agrippa (red de caminos romanos en la Galia), luego ruta europea de peregrinación hacia Santiago de Compostela. Este lugar se convirtió, con el paso del tiempo, en la abadía benedictina de San Marcial y en una de las etapas del Camino. Ya hemos comentado también la posible vinculación de la ermita de San Antón y la de Santa Quiteira con el camino de Santiago. https://villadechia.es/ermita-de-santa-quiteira/ A este respecto, nos da que reflexionar el texto de Marta Cendón (1)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La ermita es de medianas dimensiones y está en ruinas, pero todavía podemos hacernos idea de cómo era. Queda aún la pequeña ventana y parte de tres de sus paredes. Por cierto, un claro ejemplo de construcción de piedra seca. Como ya comentamos en la entrada sobre Santa Chulita, el “Arte de la Construcción en piedra seca, conocimiento y técnicas”, fue declarado Bien Catalogado Inmaterial del Patrimonio Cultural Aragonés en 2016 y fue inscrito en la “Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad” en 2018. Por ello, este es otro “bien” que nos interesa recuperar y conservar. Si nos remitimos a aquello de “a escote no hay nada caro”, muchas son las razones por las que deberíamos organizar un proyecto de micromecenazgo que nos permitiera, a partir de pequeñas donaciones, pagar los materiales y las horas de un par de albañiles que conozcan la técnica de la “piedra seca” que podrían trabajar con la ayuda de voluntarios que se prestaran a participar en la recuperación de la ermita a partir de la ruina que es ahora, al igual que se hizo con la ermita de Las Aras. Y, por qué no, institucionalizar una romería y comida popular el 30 de junio, día de San Marsial.

 

 

 

FICHA TÉCNICA

 Tipo de ruta:  senderista, ciclable

 Punto de inicio: plaza de Chía

 Distancia: 4 km. 250 metros

 Duración (a pie): hora y media por trayecto

 Altitud : 1.600 metros

 Desnivel acumulado: 450 metros

 Coordenadas: 42.49805ºN  44723ºE

 

Muchas gracias a MASPIRINEO por la información técnica y las fotos.

 

(1) Los caminos a Santiago en la Edad Media: imágenes y leyendas jacobeas en territorio hispánico (siglos IX a XIII) coordinado por Inés Monteiras pp.110-111.  Universidad de Santiago de Compostela, 2018.

© VILLA DE CHIA.   Puede utilizarse la información contenida en este blog citando la fuente siguiendo el patrón explicado en http://www.citethisforme.com/es/cite/blog 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *