LA FIESTA EN LOS AÑOS 70

Orquesta cardigasa en La Encontrada – Años 50/60 De izquierda a derecha: – desconocido – José de Andrés – Toño de Sinet – Ramón de Sinet – Sastre de Dorotea – Juan de Barbero – Sansot – Juan de Sauret – Toño de Mateu FOTO: Casa Matías

Hace décadas, cuando la fiesta de los pueblos era una de las escasas actividades lúdicas durante generaciones,  la gente se desplazaba a casa de los amigos y familiares para disfrutar  de varios días de festejos. Comer, beber, bailar, jugar, ir a misa, hacer la pasabila (ir de casa en casa con la charanga), conversar y ponerse al día de todo lo que había pasado durante el año, hacía que la fiesta se esperara con ganas y se disfrutara con intensidad. Juan de Treseta nos los explicaba hace pocas semanas https://villadechia.es/juan-carrera-artiga-de-casa-treseta/

En romería a La Encontrada – Años 60 FOTO: Casa Matías

Antes, la fiesta la pagaban los mayordomos. Y para conseguir dinero plantaban unos mayos en la plaza de Chía, uno en cada punta, y se subastaban después de la fiesta. Federico de Sansa explica que el día que subían las ovejas a Pinedo se cortaban tres pinos y se pelaban (se quitaban todas las ramas) para luego plantarlos para la fiesta. “El ball dels mosos se feba alrededor. Y si alguno podía, subía trepando por el mayo. Juan de Navarro se quedaba los pinos”.

La tradición o ritual de los mayos (los pinos para la fiesta de septiembre y el sauquero para el Corpus https://villadechia.es/?s=corpus) está relacionada con la simbología fálica y fecundante. En unos pueblos se “plantan” en Pascua Florida (la de Resurrección), otros en las romerías de mayo (como mes central de la primavera) y en otros durante sus fiestas mayores. La fiesta mayumea fenicia exaltaba la primavera con este tipo de ritual. Costumbre que adoptaron los romanos el primer día de mayo. Maya o Maia era la diosa romana de la fertilidad.

Hace años que la fiesta se paga entre las aportaciones de los vecinos y una subvención del Ayuntamiento. Con cada generación y los cambios que trae la vida, las fiestas se han ido modificando, adaptándose a las modas y gustos de los que se hacen cargo de su organización. No son ni peores ni mejores, simplemente, son diferentes.

Hoy compartimos dos vídeos de las fiestas en los que vemos como hemos crecido unos y envejecido otros; en aquel entonces los vídeos domésticos no tenían sonido. Imágenes de José Solans Cortina, de Presín:

Un emocionado recuerdo para los que nos han dejado, que son muchos.

¡VIVA LA VIRGEN DE LA ENCONTRADA! ¡VIVA CHÍA!

 

© VILLA DE CHIA.   Puede utilizarse la información contenida en este blog citando la fuente siguiendo el patrón explicado en http://www.citethisforme.com/es/cite/blog siempre que sea sin fines lucrativos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *