PASCUA GRANADA Y FLAN

Durante siglos, la vida giraba en torno al ciclo de la agricultura y a las celebraciones del cristianismo. El ciclo anual, articulado por las estaciones , las ferias, romerías y fiestas de guardar era el patrón que marcaba el ritmo vital.

Cincuenta días después de la Pascua de Resurrección o Pascua Florida se celebra Pentecostés o Pascua Granada, el día en que bajó el Espíritu Santo, como explica Lucas en el capítulo 2 del Hecho de los Apóstoles. Esta fiesta llega diez días después del jueves de la Ascensión; para los cristianos es la tercera festividad más importante, después de Pascua de Resurrección y Navidad. La religión cristiana tiene muchas celebraciones que coinciden con fechas señaladas de la religión judía.

https://buenanoticia.org/2018/10/21/pentecost/?gclid=CjwKCAjwq832BRA5EiwACvCWsYpojQjVoVghHb5m2XKOkzDAaH_aw-m1sYkiHolN4cKTvC1y5HcuJhoC0gYQAvD_BwE

En los primeros años de cristianismo se celebraba Pentecostés durante toda la semana y en esta fecha se impartía el Bautismo a los nuevos fieles. Ahora, se imparte el sacramento de la Confirmación entre los jóvenes, que otorga a los bautizados la intensificación de los dones del Espíritu Santo, estableciendo un paralelismo con lo que fue Pentecostés para los Apóstoles y la Virgen María. En el Altoaragón algunos pueblos celebran sus fiestas con motivo de Pentecostés, porque desde el siglo X esta fiesta se alargaba tres días, de sábado a lunes. Misas, ferias, romerías, música y bailes, tortas y vino, comidas populares o familiares. En casi todos los pueblos había una romería, ya que esta fiesta suele caer en mayo (o principios de junio). En muy pocas localidades de España se conserva el lunes como festivo.

Eran días de caracoles, de cordero asado, liebre, perdices, pollo, truchas, longaniza, de acuerdo con el “poder” y el “haber” de cada casa, y también de postres, como flanes, buñuelos, arroz con leche o sequillos.

Publicamos hoy la receta del flan de la abuela de María Mallo (1892-1984) de Presín, Magdalena Mora, de casa Castán (tía de Mariano Mora, el primero de este valle que marchó a Fernando Poo a finales del siglo XIX):

  • Con el molde sobre el fuego de la cocina, deshacemos seis cucharadas de azúcar con una cucharada de agua (puede hacerse en una sartén y luego verterlo en el molde). Removemos para que no se pegue (sujetamos el molde con un trapo para no quemarnos). Cambiará de color cuando pase de sólido a líquido; cuanto más oscuro, más regusto amargo quedará. Cuando tenga el aspecto dorado que queremos, retiramos el molde del fuego y repartimos el caramelo por todos los costados del molde, inclinándolo un poco y girándolo. Lo reservamos.
  • En un cuenco grande mezclamos seis huevos de corral con seis cucharadas de azúcar utilizando un mezclador de varillas. Añadimos un litro de leche entera (entre 150-170 ml de leche por cada huevo) y mezclamos bien.
  • Vertemos esta mezcla en el molde del caramelo, haciendo que caiga sobre una cuchara puesta del revés (para que la mezcla no haga un “agujero” en el caramelo). Tapamos con una tapa y colocamos el molde en una cazuela con agua que llegue a cubrir la mitad del molde. Tapamos también la cazuela.
  • El agua no debe hervir a borbotones, así que el fuego debe estar a una intensidad media-baja. Dejamos cocer durante una hora o una hora y cinco. No debe quedarse sin agua el recipiente del baño maría. Si usamos el horno en lugar de cazuela, debe estar caliente a 180º (por arriba y por abajo) y colocar la flanera dentro de un recipiente con agua en la parte más baja del horno, para cocer durante una hora.
  • Para comprobar si está bien cuajado, se saca la flanera de la cazuela, se quita la tapa y se pincha con un palillo. Si sale limpio, está cocido.
  • Lo dejamos enfriar hasta el día siguiente. Ahora que tenemos nevera, puede quedarse toda la noche (meterlo una vez que ya no esté caliente). Al día siguiente, se desmolda y ya está listo para servir.

© VILLA DE CHIA.   Puede utilizarse la información contenida en este blog citando la fuente siguiendo el patrón explicado en http://www.citethisforme.com/es/cite/blog 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *