SÁBADOS DE MAYO, SIGLOS DE ROMERÍA A LA ENCONTRADA (II)

Segundo sábado de mayo y día 56 de la cuarentena por COVID-19. Leímos el pasado 2 de mayo lo que escribía el Padre Faci en 1740 sobre Ntra. Sra. de La Encontrada, explicando la leyenda, los milagros y las tradiciones. La descripción arquitectónica de la ermita así como la ficha técnica las publicaremos el 8 de septiembre, coincidiendo con la fecha de la patrona de la ermita, al igual que hicimos con San Antón el 17 de enero https://villadechia.es/ermita-de-san-anton/ y que haremos con todos los lugares de culto de nuestro municipio. El 22 de mayo le toca a Santa Quiteria. También nos quedará hablar de los ermitaños, de los gozos, del rosario cantado en las romerías y del baile de los mozos. Hoy recogemos más detalles publicados sobre nuestra ermita de La Encontrada.

Talla románica de la Virgen de La Encontrada. FOTO: casa Betrán de Villanova

Enrique Calvera Nerín (que fue Director del Museo Diocesano de Barbastro) publicaba el 10 de agosto de 1992: Se trata de una Virgen “encontrada” por un pastorcillo allá por el siglo XII [no hay constancia documental de esta fecha]. La imagen que se veneraba hasta la pasada guerra civil y que hemos podido conocer gracias a un cliché de cristal conservado en casa Betrán de Villanova, así lo atestigua. Se trata de una valiosa escultura en madera que presenta la imagen sedente de la Virgen portando al Niño en su brazo izquierdo, sosteniendo en la mano derecha una pequeña bola del mundo; es de claro estilo románico tardío de factura popular, probablemente realizada en la primera mitad del siglo XIII. La imagen románica original fue quemada durante la guerra civil por un vecino de Chía.  

Una imagen románica de madera estaría en una construcción románica de piedra que fue sufriendo modificaciones con el paso del tiempo. Este detalle es importante, porque en la mayoría de los libros y webs que hacen referencia a la ermita de La Encontrada dicen que es del siglo XVIII o del XIX. Una cosa es el edificio actual y el dintel-jambas de la puerta, que pueden datarse entre finales del XVII y principios de XVIII, otra muy diferente es de cuándo es la ermita original que podemos situar entre el siglo XI y XIII ante la evidencia cierta de una imagen románica.

También transcribimos una serie de notas referidas a Ntra. Sra. de La Encontrada en el Archivo Diocesano de Barbastro.

Documento de 1774. “Se halla una ermita de N. Sra. de la Encontrada en la que se puede celebrar el S. Sacrificio de la Misa, y tiene los ornamentos y localías que se siguen: un cáliz con su patena y cucharilla, seis purificadores, tres tablas de corporales con una bolsa, cinco velos, diez tablas de manteles, cuatro frontales, dieciséis candeleros, un atril, un misal, un cuaderno de Santos nuevos, tres amito, tres albas, dos cíngulos, tres casullas, una de media tapicería de varios colores, otra de damasco blanco de seda  y otra de lana blanca y colorada, un bonete, un roquete. Esta ermita tenía antiguamente algunas posesiones y censos, que se agruparon al Beneficio Magisterio de esta Villa, pero al presente sólo tiene un pedazo de prado a carta de gracia, cuyo producto anual 2 libras, y lo demás depende de la piedad y limosnas de los fieles. Se va de procesión a esta ermita todos los sábados de mayo, el día de San Pedro Mártir y el de la Natividad de N. Sra. y en los mismos se dice misa en ella, y algunos más días en que el Beneficiado debe decirla. El Vicario de San Vicente es el Prior de esta Ermita.”

Documento de 1791. Respuestas que se hacen en la Santa Visita ya se dice lo siguiente: “Hay en el distrito de esta parroquia 4 ermitas, la Virgen de la Encontrada tiene un pedacito de prado y lo que se saca de arriendo se emplea en luz [velas y teas]; vive en ella un ermitaño, es célibe y se mantiene de las limosnas que le dan los caritativos, en orden de la costumbre, frecuenta los Sacramentos y cuida de la limpieza y aseo de esta ermita: lo nombraron el Vicario y el Ayuntamiento con licencia del Sr. Obispo. Las procesiones que se hacen en esta ermita son todos los sábados de mayo y el día de San Pedro Mártir y el día de la Natividad de N. Sra.”

En el libro HISTORIA DE BARBASTRO de Saturnino López Novoa, publicado en 1861. En la sección tercera el autor hace la “Descripción geográfico-histórica de los pueblos que ofrecen mayor interés en la diócesis de Barbastro; con la noticia de los santuarios más célebres de la misma”. De la villa de Chía, con 498 almas en esa época, destaca que produce un excelente trigo, cebada, avena, legumbres, así como que abunda de piedra de cal, y la que se elabora es superior a la de todo el país por su fortaleza y blancura. Sobre La Encontrada, además de reproducir algunos de los datos publicados por el Padre Faci, explica:

  • La iglesia [por la ermita] es muy capaz, pudiendo colocarse en ella más de 600 personas, y se conserva en buen estado de solidez, aseo y ornato. Antes no había bancos en las ermitas, ni en las iglesias (exceptuando los asientos del coro eclesiástico), así cabían más fieles; pero es más que optimista afirmar que cupieran 600 personas en la ermita de La Encontrada.
  • También añade que los patronos del santuario son el cura de San Vicente, su prior, los regidores y el dueño de la casa Sausa [Sansa], quienes cuidan de la inversión de limosnas que colecta el ermitaño a cuyo inmediato cuidado está la casa.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sobre este asunto de las limosnas, hay en Archivo Diocesano de Barbastro (cartas del párroco al Obispo) un documento de 1894.  “Siendo necesaria la competente autorización de Vs. para postular y recolectar por los pueblos fondos con que atender el aseo y culto de N.Sra. de La Encontrada, ermita perteneciente a esta parroquia de San Vicente Mártir de mi cargo, le suplico de Vs. para los fines expresados dando así cumplimiento a lo que se dispone en la circular de 6 de agosto último… Al propio tiempo siendo de importancia las limosnas que se hacen en el mismo santuario así en dinero como en especie y no pueden constar (hasta ahora) sino por testimonio del ermitaño sería muy conveniente, que al dar Vs la autorización pedida advirtiera la necesidad de que se hiciese constar en un registro todas y cada una de las limosnas entregadas por los fieles a dicho Santuario, si así parece a Vs. oportuno y conveniente.”

 

© VILLA DE CHIA.   Puede utilizarse la información contenida en este blog citando la fuente siguiendo el patrón explicado en http://www.citethisforme.com/es/cite/blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *