PRIMAVERA Y SEMANA SANTA

Diente de león

Hace ya unos días que empezó la primavera en el hemisferio norte, el sábado 20 de marzo a las 10:37 hora peninsular española. En este mes de marzo hemos disfrutado ya de las primeras chicoinas de la temporada https://villadechia.es/chicoinas-y-grillons/ y esperamos la lluvia para poder recoger moixardinas y moixardons en los próximos días. https://villadechia.es/abril-refranes-y-primeras-setas/

El pasado domingo 28 de marzo fue Domingo de Ramos, con el que se inicia  la Semana Santa.  Explicamos cómo se celebraba en Chía, de forma austera y sencilla, pero con sus costumbres y tradiciones: https://villadechia.es/semana-santa-en-chia-i/ y https://villadechia.es/semana-santa-en-chia-ii/

La nieve se está retirando más rápido de lo que nos gustaría. Esto permite, sin embargo, poder subir más por la pista de la Sierra de Chía, uno de los mejores miradores de las cumbres del Valle de Benasque y el macizo de la Maladeta; en cualquier caso, debe hacerse con cuidado y estando seguros de que podremos dar la vuelta sin quedarnos bloqueados por la nieve o el hielo. Dejamos para el mes que viene abordar una excursión a la Sierra de Chía para ver el ibón o las trincheras.

En esta época de primavera y vacaciones podemos acercarnos a lo que queda de las ermitas y capillas más próximas al pueblo, ya que hay poca vegetación todavía:

Y, por supuesto, caminar hasta la Virgen de La Encontrada, patrona de Chía. El camino es muy cómodo y las vistas desde la ermita son espectaculares.

 

Anemone hepatica
Helleborus foetidus

Narcisos, Jacintos, ciruelos y cerezos japoneses han florecido ya en los jardines de Chía; en los campos veremos diente de león o achicoria (Taraxacum officinale) y en los caminos la belleza de primavera o hierba de la Trinidad  (Anemone hepatica) en blanco o lila,  y la  hierba de ballesteros (Helleborus foetidus) que no comen ni los animales hervíboros. El fétido es de floración muy temprana, ya que puede hacerlo con la poca luz  que entra en el sotobosque cuando aún los árboles aún no tienen hojas; es bioindicadora de alta humedad ambiental, en lugares que recogen más de 600 mm de agua al año. El Eléboro fétido es muy tóxico, en tiempos antiguos se utilizaba para envenenar flechas y dardos; por eso se llama hierba de ballesteros o del ballestero.

 

 

Para terminar, dedicar unas líneas al ajo de oso (Allium ursinium), una planta bulbosa perenne que puede llegar a alcanzar los  30 cm de alto que florece en mayo-junio. Las hojas son un gran condimento para las ensaladas de chicoinas, pero también para hacer un “pesto” que acompañe a un plato de pasta, una verdura, o el conejo o pollo a la brasa. Según la cultura popular, es muy bueno para la circulación, controlar los niveles de azúcar y colesterol, como antiséptico, preventivo de tumores y útil para depurar  el organismo. Si es cierto o no, debe esclarecerse mediante la investigación; en cualquier caso, de esta planta se aprovecha todo en la cocina, es el “pariente silvestre” del ajo.

Se recogen las hojas (de envés mate) antes de que florezca la planta. Es fundamental no confundirlo con el lirio de los valles (Convallaria majalis), de hoja similar (pero de envés brillante), porque no es comestible, ni con el cólquico (Colchichum autumnale) que también es tóxico.

Hojas de ajo de oso

Para hacer el pesto se tritura en un mortero:

        • Hojas de ajo de oso
        • Aceite de oliva
        • Piñones o nueces
        • Queso parmesano (opcional)
        • Una pizca de sal
        • Limón (opcional)

 

 

 

© VILLA DE CHIA.   Puede utilizarse la información contenida en este blog citando la fuente siguiendo el patrón explicado en http://www.citethisforme.com/es/cite/blog siempre que sea sin fines lucrativos.

BUÑUELOS DE PATATA

Durante la cuaresma era costumbre no hacer excesos. Los viernes de cuaresma eran días de ayuno y abstinencia: https://villadechia.es/marts-de-carnabal-y-mierques-de-senra/

Los domingos, sin embargo, independientemente del momento del ciclo litúrgico, eran siempre días festivos. Hoy en día se come pollo o cordero cualquier día, pero en tiempos de nuestros abuelos y en los siglos pasados, la carne se guardaba para días especiales. Un guiso de carne que se precie va bien acompañado de patatas para que “cunda” más y llene bien los estómagos.

Ya vemos muchos campos labrados en Chía, preparados para sembrar las patatas en pocas semanas. Sabemos que la patata se introdujo1 en el Valle de Benasque en 1793, de la mano de Joaquín Fernando Garay, conocido como el “Parmentier español” https://villadechia.es/la-patata-de-chia-ii/. Progresivamente pasó a formar parte fundamental de la dieta de los montañeses de este valle. Y todos conocemos la calidad de las patatas de Chía; la tierra, el agua y el microclima de nuestro pequeño valle lateral, oculto entre a Sierra de Chía y la Serreta, las hacen especialmente buenas. En 1912, en una noticia del Diario de Huesca, se hace referencia a la patata de Chía como una “marca”, como podía serlo la pera donguindo. Diario Huesca nov 1912

Chía hoy, domingo 14 marzo 2021

Son  muy de aquí las trunfas dan sanc (patatas con sangre), el recau https://villadechia.es/cocina-tradicional-de-la-villa-de-chia/ y las trunfas colgadas (patatas asadas en ceniza y brasas, con una sardina en salmuera o arenque). Generosa de casa Mateu (casada con Emilio Río, de casa Sansón) nos explicó la receta de trunfas dan sanc https://villadechia.es/la-patata-de-chia-ii/. Hoy recuperamos la receta de los buñuelos de patata gracias a Carmina de Presín.

Ingredientes:

  • 1 patata hervida
  • 1 huevo
  • sal
  • 2 cucharadas de harina

Cuando la patata está cocida y fría, se pela y se chafa con un tenedor; después se añade el huevo sin batir y se mezcla con cuidado. Se añaden la sal y la harina, sin formar grumos. Siempre sin batir, se trabaja la masa mezclando los ingredientes con el tenedor. La mezcla ha de quedar un poco más espesa que las natillas. Cuando es homogénea, se van introduciendo cucharadas de la masa con cuidado en el aceite caliente.

Es fundamental, para asegurarnos el éxito de la fritura, que el aceite donde vayamos a freír nuestros buñuelos esté bien caliente. Esto va a hacer que la masa, al contacto con el aceite, forme rápidamente una costra. Esta costra evitará que penetre aceite en el interior de la masa y nos queden unos buñuelos aceitosos, pesados y difíciles de digerir. Se sirven calientes y bien escurridos de aceite.

La receta original es sin queso (gruyère o parmesano) y sin mantequilla; pero son ingredientes que se pueden incluir en la masa. Para gustos, los colores.

 

1 José Francisco Forniés Casals, (1977), La Real Sociedad Económica Aragonesa de Amigos del País en el periodo de la ilustración (1776-1808): sus relaciones con el artesanado y la industria, Confederación Española de Cajas de Ahorros, p. 182

 

© VILLA DE CHIA.   Puede utilizarse la información contenida en este blog citando la fuente siguiendo el patrón explicado en http://www.citethisforme.com/es/cite/blog siempre que sea sin fines lucrativos.

EL INGENIO CARDIGASO – LA CAMPANA DE CHÍA – COMA PERSONAS

Hicimos la presentación del INGENIO CARDIGASO en la entrada del 16 de febrero de 2020, en la que contamos también la leyenda de Galino y el cáliz, https://villadechia.es/el-ingenio-cardigaso-galino-galinas/

Retomamos hoy este capítulo con dos nuevas historias, muy conocidas por todos, que demuestran que los cardigasos “nos crecemos” con los desafíos (otros dirían que “a burros no nos gana nadie”) y también que “no nos duelen prendas” a la hora de reconocer un error.

Espadaña de dos ojos de la Iglesia de San Martín, en Chía

LA CAMPANA

Els de Chía ban comprá una campana cuan no yeba la carretera encara. La teniban que puyá a forsa d’omes, pero no s’hi posaban d’acuerdo. Els uns queriban puya-la pel camino de la dreta, els altros pel de la esquerra.

A la vegada ban desidí puyá pel de la dreta y cuan baren arribá uno ba dí: – “Me parese que tenibas ragón… si l’esen puyau pel l’altra man, abrían arribau antes…tenrían que torná a baixá y puya-la pel camino de la esquerra perque ye més curto…”

Dito y feto, ban torná a baixá la campana ta puya-la per l’altra man.

[Los de Chía compraron una campana cuando todavía no había carretera. Tenían que subirla a hombros, pero no se ponían de acuerdo. Unos querían subirla por el camino de la derecha y otros por el de la izquierda.

Entonces decidieron subirla por la derecha, pero cuando llegaron dijo uno: – “creo que tenías razón…si la hubiéramos subido por el otro lado, habríamos llegado antes…tendríamos que volver a bajar y subirla por el camino de la izquierda, porque es más corto…”

Así que volvieron a bajar la campana para subirla por el otro lado.]

 

 

Federico (de Sansa), Juan (de Treseta) y Toño (de Sansón) se ríen cuando explican las historias y cuentos de los cardigasos

COMA PERSONAS

Uns de Chía que marchaban de maitino ta Castilló, dinpués de treballá tot el día, ban pensá en fé una cursa ta puyá a casa y bere qui arribaba primero. Cuan ya se bedeba el llugá, el que anaba en cabesa ba dí: – “Me penso qu’em feto una bestiesa…hem puyau coma animals…tinrem que baixá a Castilló y puyá coma personas…”

Y així u ban fé.

[Unos de Chía que iban temprano a Castejón (de Sos), después de trabajar todo el día, pensaron en hacer una carrera para volver a casa y ver quién llegaba primero. Cuando ya se veía el pueblo, el que iba delante dijo: – “Me parece que hemos hecho una tontería…hemos subido como animales…tendremos que volver a Castejón y subir como personas…”

Y así lo hicieron.]

 

 

Aún tenemos otras historias que incluir en este capítulo, como la de La berdat, Las agullas, Pep el casadó, El llitón del alcalde, El cardo y el somero, Las espuertas, entre otras, pero eso será en otra ocasión.

 

© VILLA DE CHIA.   Puede utilizarse la información contenida en este blog citando la fuente siguiendo el patrón explicado en http://www.citethisforme.com/es/cite/blog siempre que sea sin fines lucrativos.