TA SAGUEROS D’AGOSTO, FRET AL MORRO

Llueve, las temperaturas han bajado mucho, nubes negras cubren el cielo marcando que llega el final de agosto.

El refranero, siempre muy acertado, nos dice: PARA FINALES DE AGOSTO, FRÍO EN EL MORRO. En pocos días, se habrán ido todos los veraneantes, amigos y familiares que no viven en Chía todo el año, y esto también nos deja algo de frío en el corazón.

 

Reproducimos una poesía de Jesús Mur Castel de casa Ramonot, que escribió cuando tenía seis años y que fue publicada en La Mancheta en 1987; pone de manifiesto la vinculación de los cardigasos «dan el llugá» y que, aunque se vayan, llevan Chía en el alma.

El verano no tardará en terminar, este año no habrá fiestas… en cualquier caso, aprovechemos bien el momento, Carpe diem. El futuro es incierto y el pasado es historia.

 

 

© VILLA DE CHIA.   

Puede utilizarse la información contenida en este blog citando la fuente siguiendo el patrón explicado en http://www.citethisforme.com/es/cite/blog siempre que sea sin fines lucrativos.

LA VIRGEN DE AGOSTO

A PRINCIPIOS DE AGOSTO SE PONEN A SEGAR LOS MOZOS. El mes de agosto era de intenso trabajo para agricultores y ganaderos. De hecho, hace pocas décadas que se asocia agosto con vacaciones; aunque desde siempre los humanos han buscado experiencias diferentes a lo cotidiano y transmitirlas de forma oral o escrita.  Por otro lado, la religión ha fomentado también el espíritu viajero, fomentando las peregrinaciones a lugares sagrados y la evangelización en territorios lejanos.

Fue Henry Beyle, conocido como Stendhal, quien introdujo el concepto de «turista» al publicar en 1838 «Les mémoires d’un touriste». El perfil de turista romántico del siglo XIX, franceses, alemanes o ingleses, fue sustituido por las personas de vacaciones, jubilados y mujeres de la aristocracia o burguesía resultante del capitalismo imperialista que nació con la Revolución Industrial.

El gobierno bolchevique introdujo en Rusia en 1917 el derecho de vacaciones para aquellos trabajadores a los que se quería premiar, algo similar hizo el gobierno de Hitler. En España, una ley de 1918 contemplaba 15 días de vacaciones para todos los funcionarios. La Segunda República aprobó en 1931 la Ley del Contrato del Trabajo que incluía en su artículo 56 un permiso anual retribuido de 7 días para todos los asalariados, con escasa repercusión en la España rural y agrícola, y que tampoco llegó a implantarse en las zonas urbanas.

Fueron los franceses quienes en verano de 1936 establecieron la jornada laboral de 40 horas y dos semanas de vacaciones pagadas, que pasaron a cuatro en 1968 y a cinco en 1982. En España se reconoció el derecho a las vacaciones remuneradas en el Fuero del Trabajo dictado por el gobierno de Franco en 1938, cuando aún no había terminado la guerra, sin establecer los días del permiso y sin tener capacidad económica para hacerlo realidad. A partir de los años 60, con el desarrollo de la industria turística y la entrada de dinero en las arcas públicas, empieza a generalizarse el «veraneo» entre los españoles.

La Asunción de la Virgen (1670s). Óleo de Esteban Pérez Murillo. Museo Ermitage, San Petesburgo.

El 15 de agosto la iglesia católica celebra La Asunción. Esta festividad se remonta al siglo V. Fue Pío XII quien estableció en 1950 que la Asunción de María (elevación de María al cielo en cuerpo y alma) es dogma de fe. Este día marcaba la mitad de agosto y un poco de descanso del duro trabajo del campo: PARA LA VIRGEN DE AGOSTO, SE DESCANSAN UN POCO LOS MOZOS. En la provincia de Huesca es la fiesta que se celebra en más pueblos. Era un día en el que se hacía caridad para con los vecinos más desfavorecidos, además de procesiones, misa, rondas, bailes, comidas… según fuera la fiesta mayor, la menor o un día importante en el calendario litúrgico.

Era tiempo de segar, de hacer la hierba, coger chiroles y seps, y también de repllegá té de roca ta la birgen d’agosto. Las sumidades floridas del té de roca (Jasonia glutinosa) se preparan en infusión, tiene aroma alcanforado y es de sabor amargo. Esta planta sólo está en el Mediterráneo occidental, de Porvenza a Marruecos. Crece en las fisuras de las rocas, en áreas de montaña. Se considera que puede ser abortiva, por lo que no debe utilizarse durante el embarazo. Se utiliza para despertar el apetito y tratar los empachos. Se cree que disminuye la formación de gases y evita la acidez de estómago. Para los catarros en la infusión se combina té de roca, tomillo y malvavisco, con unas gotas de limón; un vaso a media mañana y otro a media tarde. Para el mal aliento, se combinan en la infusión 20 gr de té de roca, de menta y de anís verde, y 10 gr de perejil.

 

© VILLA DE CHIA.   

Puede utilizarse la información contenida en este blog citando la fuente siguiendo el patrón explicado en http://www.citethisforme.com/es/cite/blog siempre que sea sin fines lucrativos.

CHOLLÁ LAS GÜELLAS TA CHUNIO

Junio, a caballo entre la primavera y el verano, mucho trabajo y alguna fiesta:

  • Cuidar los huertos
  • Chollá las güellas 
  • El Corpus
  • Puyá las vacas a la montaña
  • Pllegá las fllós del sauquero, chordons y martualls
  • La nit de San Chuán
  • San Pedro y San Marsial

Pocas ovejas quedan si comparamos con los rebaños de hace 50 ó 70 años. Abordaremos en este blog la transformación de la ganadería caprina-ovina y mular a la bovina, a partir de los años 40-50, y las consecuencias para el paisaje, los caminos y los bosques; pero en otra ocasión . «Chollá las güellas» significa esquilar las ovejas. Se hacía en junio, unos días antes de subirlas a la montaña. Incluimos aquí un enlace en el que se narra, en el patués de Benasque, cómo se hacía http://charranbenasques.blogspot.com/2012/04/els-chollados-de-guelles.html   y  que reproducimos a continuación:

Un día espesial ta la bida dels pastós yère el día de la chòlla de les güélles. Se fèbe tal mès de chunio antes de que puyasen ta la montaña, uns quinse díes antes. En ixo díes les renaixebe la llana y així ya no se les cremabe la pèll a la montaña.
La chòlla se fèbe a les ères y si pllobebe u fèbe mal temps la fayena se fèbe als corráls.
Els cholladós formaben una còlla, que ta les ramádes grans podebe se de 18 u 20 persones. Uno u dos d´ élls yèren «trabadós», que trababen les güélles ta que els cholladós no tenisen que perdé rès de temps.
La chòlla se fèbe a man, dan estisères. Cada cholladó se podebe fè cada día hasta 70 güélles.
Ara se chòlle a máquina elétrica y cada cholladó en puede chollá al día unes 300. Les còlles ara son de 4 u 6 cholladós.
Les còlles soleben llebá un cholladó chóbe, ta que anáse aprenén, y le dixaben chollá la cabesa de alguna güélla.
La chòlla comensabe al apuntá el día y acababe cuan hèben d´ aná a sopá. Coma treballaben a destajo cuantes mès güélles chollaben més dinès, y mès pronto anaben t´ otra casa a chollá.
Según mos conten, chollá una güélla costabe mès pèrres de les que se sacaben al bénre el bellón de llana. Yère presiso fè ixa fayena, se perdesen u no se perdesen dinès.
Totes les càses del llugá queriben se les que milló tratasen als cholladós, així que s´ esmeraben molto, ta que sen charrase be.
El minchá dels cholladós yère per cuenta de la casa. Mès u menos, els cholladós fèben al día istes entes:
A les set y micha: café dan llèt, pastes, cafè y coñac.
A les deu: sopes d´ ou, tortilla, choriso, pernill, quèso, cafè y copa.
Tal corral sen portaben coñac, bino y pastes.
Ta disná: ensalada, carne a la brasa, llonganisa dan trúnfes frites, postre, cafè y copa.
Ta brená: natilles y galletes u pastes.
Ta sopá: ensalada dan ous duros, carne a la brasa, choriso, pernill, quèso, cafè y copa.
Tot aixó pareserá molto, pero yère duro el treball que fèben y ademés totes les càses queriben se
les que milló tratasen als cholladós.
Coma tot el mon sabe, les còses han cambiáu molto. Antes yèbe mils de güèlles als llugás de la Ribagorsa, Ara en quede mol poques. Dintro de 20 ans tàlmente non quedará cap. Els turistes han cambiáu la bida dels llugás y queden mols pocs ganadès. La chen chóbe no quere está piada per el bestiá. Ya no yei mosos a les cases riques coma antes.  

«Els martualls» (Frafaria vesca) son las fresas silvestres, esas fresitas diminutas que impregnan de un dulce aroma el camino de Santa Ana en verano, pero que ya pueden comerse desde junio en otras zonas más orientadas al sol.

Fresas silvestres – Martualls
Frambuesas silvestres – Chordons

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Las frambuesas o «chordons» (Rubus idaeus) son otro fruto rojo que comíamos cuando íbamos a la montaña. Las chordoneras son arbustos espinosos. En julio es cuando más chordones maduros veremos, pero a partir de junio ya encontramos frutos rojos, maduros y buenísimos. Una taza de frambuesas frescas proporciona la ración diaria necesaria de calcio, vitamina B9, potasio, magnesio, hierro y fósforo, además de aportar fibra, vitamina C, ácido fólico y antioxidantes.

Flor de saúco
Saúco o sauquero

El saúco (Sambucus) es un arbusto o árbol pequeño de flores blancas y bayas de color negro, azul-negro o rojo. La madera es dura, por lo que se ha utilizado para hacer flautas, muebles y herramientas.  Las semillas, corteza, frutos no maduros y hojas tienen compuestos que generan cianuro, por lo que no deben consumirse. Las flores se recogen la noche de San Juan para que tenga propiedades aún «más curativas». Se utilizaba «aigua de sauquero» (infusión de dos cucharaditas de flores frescas o secas en una taza de agua hirviendo, reposar 10 minutos, colar y servir) para el resfriado, el dolor de garganta, la ronquera, faringitis y bronquitis. Contiene taninos y vitamina C, entre otros componentes. Un estudio científico publicado 2001 («The effect of Sambucol, a black elderberry-based, natural product, on the production of human cytokines: I. Inflammatory cytokines». European cytokine network 12 (2): 290-6)  apunta a que tiene efectos beneficiosos sobre la gripe, las alergias y otros problemas respiratorios.

En las primaveras lluviosas y poco ventosas pueden cogerse «seps» (Boletus edulis) desde junio, pero hablaremos de ellos en julio ya que son más propios del verano y otoño. De la noche de San Juan, escribiremos el 23 de junio. Y de las vacas, el día que suban a la montaña.

La paga de los segadores. Léon Lhermitte, 1882. Museo de Orsay.

Todo lo que ahora se corta con un cortabordes de hilo o similar, antes se hacía con la «dalla» o guadaña; también la hierba y cereal se cortaban con la guadaña y la hoz antes de que llegaran los tractores. A partir de la segunda quincena de junio empezaba la época de segar y de recoger la hierba, actividades a las que dedicaremos varias entradas.

Para terminar, una de refranes:

Ta chunio, la dalla a la man. En junio, la guadaña en la mano

Ta chunio, la dalla esmolada y la falz a la man. En junio, la guadaña afilada y la hoz en la mano

Ta san Chuan, si tiens ordio, a segá. Para San Juan, si tienes cebada, a segar.

Ta san Chuan, el sauquero a la man. Para san Juan, el saúco en la mano.

Més bale aigua del sielo, qu’aigua de riego. Más vale agua del cielo que agua de riego.

Y éste, que ya vimos en mayo, Generosa lo ha completado: T’abril cada gota en bale mil. Ta mayo més qu’en tot el año. Ta chunio més que ninguno. En abril, cada gota vale mil. En mayo, más que todo el año. En junio, más que ninguno.

 

© VILLA DE CHIA.   Puede utilizarse la información contenida en este blog citando la fuente siguiendo el patrón explicado en http://www.citethisforme.com/es/cite/blog